SINDICALISTA SUIZA

Huir de la Justicia cuando la Justicia no te persigue resulta ridículo.

            En una inolvidable sobremesa en el “Oriza” de Sevilla, calle de San Fernando arriba, con Antonio Burgos y Curro Romero, el genial maestro – que también lo es de la conversación cuando se siente a gusto-, nos narró el momento menos vistoso de su vida taurina. Estaba toreando de dulce en los medios – el centro del ruedo-,  cuando observó que el toro le miraba mal. El morlaco le estaba diciendo con la mirada: -No sigas por ahí, que ya sé dónde estás y voy a por ti-. A Curro le dio bastante susto aquella situación, tiró al albero la muleta y el estoque y comenzó a correr hacia el callejón, saltó entre dos burladeros, se dio un trompazo en el suelo, y ya a salvo, y en medio de una tormentosa bronca del público se apercibió de un detalle desconsolador. El toro no se había movido de su sitio, y seguía en los medios, estático,  tan asombrado como el público. –Correr huyendo del toro y que el toro no te persiga se lleva muy malamente-.

           Sin establecer comparación alguna entre el formidable maestro de Camas y la independentista de poca ducha Anna Gabriel, la segunda también huyó de la nada. Fue citada a declarar al Supremo como testigo, sin estar imputada ni procesada ni perseguida por la Justicia, y en lugar de viajar a Madrid se fugó a Suiza. Huir a Suiza es sospechoso, porque en la Confederación Helvética hay que disponer de una buena cuenta corriente para sobrevivir. Y según parece....

 

Para seguir leyendo el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

2 Replies to “SINDICALISTA SUIZA”

  1. ROSANA NUÑEZ PARAMO dice:

    A saber lo que va diciendo en Suiza de España y el Estado represor. Y los suizos a lo mejor se lo creen, a falta de otra versión, que estos reprimidos saben mentir muy bien, menudo arte tienen. Bonito chollo el estado de las autonomías, les ha salido bien a algunos, que viven de perlas a costa de los demás bobos paganinis. Cada día me gusta menos España. Impera la ley del absurdo.

  2. Fernando José Fernández de Tejada Simoes dice:

    El cambio de aires, salir huyendo de la cloaca política que la rodea a una, del hedor infecto y malsano de grupos como el suyo y respirar el aire de los Alpes, aislada, emulando a la sonrosada Heidi, tiene su aquel, su ángel y hasta su premio. La pestilencia ambiental sienta mal a la piel, le da un tono macilento, cetrino, y si la piel es de alguien no muy agraciada precisamente, por fuera y por dentro, peor que peor.
    El cambio de aires sienta bien, algunos hasta en la cárcel mejoran.
    Tuve un cliente, allá por los años ochenta, condenado a veinte años por la Audiencia de Barcelona, que al llegar a Madrid me encargó su defensa. La acepte a regañadientes porque el individuo no me gustaba nada y el caso casi me levantaba ampollas, casi tantas como él mismo. Ingresó en Carabanchel y la primera vez que fui a verlo, en prisión, me dieron ganas de salir corriendo, como Curro, y rechazar su caso; mas, casi, por él que por su problema y condena en cuestión. Pues bien, al cabo de unos meses el hombre parecía otro hombre, un hombre nuevo. Cambió su aspecto de forma radical, hacia gimnasia, trabajaba e incluso asistía a otros presos y los aconsejaba sobre finanzas e inversiones, a nivel nacional e internacional, en las que era un autentico experto. Madrid le sirvió de balneario, lo alejó de la gentuza de la que se rodeaba y formaba parte y al sentirse descargado de presión,- al ver que el toro al que temía , como el de Curro, no se había movido de su sitio y a pesar del batacazo, los veinte años que pesaban sobre él, y estar tras las rejas protectoras de la cárcel de Madrid,- su situación cambió. La lejanía le proporcionó la serenidad y la seguridad que necesitaba. Mejoró en todos los aspectos, y junto con él mejoró su visión del problema y eso ayudó a enfocar su defensa de forma diferente, darle un giro, y conseguir una reducción sustancial de la pena. Salió en pocos años, cumplió con su condena y hoy sigue asesorando, en el buen camino, dentro de lo que permite la ley, desde los EE.UU.
    Carabanchel, en Madrid, quien lo iba a decir, solucionó lo que La Modelo de Barcelona había, si cabe, contribuido a destrozar mas aún. El toro se quedó en el centro del ruedo, sin moverse, y tras el susto, el “Curro” corredor se salvó; cuando llegó a Madrid no sabia lo que el toro haría , de eso se enteró después, cuando ya estaba a salvo. Nunca sabrá, ni el ni los demás, como Curro, que habría pasado si no hubiera emprendido la carrera y se hubiera quedado, toreando, en el centro de su “ruedo”; posiblemente, sabiendo lo que los “curros” de este mundo saben, no hubiera podido contarlo. Eso, ya, nunca lo sabremos.
    Hay que cambiar de aires y perspectiva. A algunos, no a todos, les puede servir. A Curro, le sirvió, lo pudo contar, a mi cliente también, lo sigue, aun esta vivo, contando.
    Espero que a la de Suiza y a otros como a ella el cambio de escenario les sirva, Aunque permítanme que lo dude, este ganao, resaviao, es casi imposible que cambie; pueden ir a peor, eso si, como efecto y consecuencia de sus propias frustraciones.
    Buenos días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos destacados

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO