ARRIBA Y ABAJO

El “Up&Down” a la española, se puede disfrutar en la Terminal-4

               Así se llama una fabulosa serie de televisión inglesa que ha triunfado en todo el mundo. Los ingleses estudian y analizan los ambientes hasta la exageración, y sus intérpretes jamás sobreactúan. Los realizadores españoles, muchos de ellos grandes horteras, tienen ideas fijas en lo que respecta a la nobleza o aristocracia. Cuando la escena se desarrolla en la casa de un supuesto marqués, siempre aparece una armadura. Creo que conozco los hogares , en la ciudad o en el campo, de centenares de marqueses, y jamás me he topado en ninguna de ellas con una armadura. El mismo Luis García Berlanga, en su divertidísima “Escopeta Nacional”, demostró que no había estado jamás en una cacería de perdices. Le salvó la estética y el guión Luis Escobar, que no era un actor que hacía de marqués, sino un marqués de verdad con un talento natural extraordinario. “Arriba y Abajo” , como la película “Lo que Queda del Día”, con Anthony Hopckins de protagonista, son consecuencias del profundo estudio y análisis de la realización británica. En España, al marqués, le colocan un “foulard” en el cuello. No he conocido a ninguno que lo lleve.

            Una conocida discoteca de Barcelona, que estuvo de moda bastantes años, se llamaba como la película “Up & Down”. Allí presentó ABC su edición especial de Cataluña, con Tomás Cuesta de Director. Fuimos muchos desde Madrid, y no se sabe – ni se supo-, con qué intención, Luis María Ansón metió un caballo blanco en la discoteca. Se trató de un detalle surrealista muy celebrado.

           Ahora, el “Up&Down” a la española, se puede disfrutar en la Terminal-4 del aeropuerto de Barajas, la que intentaron derrumbar con unas bombas – y dos fallecidos en el intento-, los actuales socios de Sánchez para mantenerlo en La Moncloa. Como somos muy generosos, en la T-4 de Madrid hay dos espacios para la oración y el recogimiento. Uno de ellos, por respeto a la religión y la creencia mayoritaria en España, la musulmana, es una pequeña mezquita. El otro, para contentar a los creyentes de la fe minoritaria, la religión católica, una sencilla capilla presidida por una Cruz. La primera se orienta a la Meca y la segunda ha sido trasladada al primer sótano. La primera se mantiene en su lugar en el espacio principal de la terminal, y la segunda ha sido objeto de traslado por decisión del que fuera Ministerio de Ábalos, que me da pereza consultar la identidad de la nueva titular.

     De tal modo, que los pocos viajeros católicos que desean rezar con anterioridad a embarcar en el avión, se verán obligados a descender dos plantas para hacerlo, en tanto que los millones de fieles de Alá , ya sean moderados, islamistas, yihadistas ó talibanes, no tendrán que molestarse para orar con plenas comodidades en la planta principal. Y es lógico. España no ha sido jamás cristiana, como creemos algunos ignorantes. Y la comodidad tiene que reservarse a los practicantes de la fe mayoritaria, la musulmana. Y lo mismo que pasa con la mezquita, que ya se ha solucionado, sucede en los comedores de “Cáritas”, que han sido denunciados por un grupo de mujeres musulmanas por la frecuencia excesiva de macarrones. Ellas quieren comer gratis, pero los macarrones no terminan de ser de su gusto, y en “Cáritas” ya pueden ir poniéndose las pilas, porque contra la mayoría no hay nada que hacer.

           Al menos, todavía nos permiten conservar nuestras vidas, detalle muy de agradecer.

                                                Alfonso USSÍA

(Visited 527 times, 1 visits today)

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

6 Replies to “ARRIBA Y ABAJO”

  1. edmundo vantalia dice:

    putamadresco

  2. ROSANA NUÑEZ PARAMO dice:

    Pues nada, sigamos dejándoles campar a sus anchas, caballo de Troya en el seno de nuestra sociedad, laminando poco a poco nuestro pilar cultural y social, con la ayuda por supuesto de los progres de siempre, los tolerantes que todo respetan menos a los propios, a su tierra, sus costumbres y raíces. España siempre cainita, encaminada a su autodestrucción.

  3. Fernando José Fernández de Tejada Simoes dice:

    ¿Qué como somos?. Sencillo, somos así. Que le vamos hacer.
    Por cierto, ayer no consiguieron tocarme las narices y se fueron como llegaron, igual de feos. Porque hay que ver que son feos estos tíos y la moza que se presentó con ellos dos, peor.
    Voy a levantar una gran Cruz, un gran pararrayos en forma de Cruz, en lo mas alto de los tejados y, a pesar del precio de la dichosa electricidad, la voy a iluminar, desde abajo, durante toda la noche; que se vea bien en kilómetros a la redonda. Y que se jeringuen los feos, ¡ah!, y las feas, que no se pueden quedar atrás, faltaría más.
    Por cierto yo tampoco tengo armaduras, ni gasto bufanda larga sedosa y hortera, eso queda para los almodóvares de turno entrados en carnes y blanqueados, como los sepulcros; oscuros por dentro y blancos por fuera.
    A mi me bastará con la Cruz, a pesar del actual habitante de la Sede de Pedro. Y no me refiero a La Moncloa.
    Buenos días.

  4. Tantino III dice:

    Está claro que, si en el devenir de los tiempos, perdurara alguna de las creencias religiosas que, hoy por hoy, están presentes en nuestro mundo, esa será, precisamente, el Islam. La defensa, a sangre y fuego, de la religión islámica que protagonizan una inmensa mayoría de mahometanos, convencidos de que Alá es el único y verdadero Dios, y de que su deber es convertir a todos los infieles a su fe, por grado o por fuerza, a cualquier coste, supera, con creces, a todo el resto de confesiones existentes. La Yihad, o guerra santa, que implica a todos los musulmanes en el esfuerzo para imponer sus creencias es, para todos sus devotos, más que un objetivo, una obligación, llegando, en su empeño, a cometer actos de extremada violencia, incluso a costa de sus propias vidas. El cristianismo, entendido como el conjunto de iglesias que siguen las enseñanzas y doctrina de Jesús, entre las que se encuentra, como mayoritaria, la Católica, y que está, cada vez más, perdiendo fuerza en todo el mundo, no parece que pueda celebrar un tercer milenio. A pesar de que el cristianismo es muy anterior al Islam (surgió en la península arábiga en el siglo VII de la era cristiana, con la aparición del profeta Mahoma), este último se extendió con fuerza como régimen absolutista, convirtiéndose en un modelo económico, político y social que controla a las sociedades islámicas en todos sus órdenes. Si históricamente, desde las cruzadas emprendidas bajo la tutela del papa Urbano II, en los albores del siglo XI, hasta nuestros días, todos los intentos de luchar contra el Islam, han resultado un fracaso, hoy, con un Islam cada vez más fuerte, y un cristianismo pésimamente pilotado por la iglesia Católica, la batalla está claramente perdida.

    Por las razones expuestas, no cabe extrañeza de que los seguidores de Alá gocen cada día de más privilegios. Poco a poco, y pese a quien pese, están avanzando en la colonización del mundo. El que lo consigan, salvo milagro no esperado, será cosa de tiempo. Así que, estimado Ussía, ajo, agua y resina. No queda otra.
    Saludos.

    • Enrique Mariné Casana dice:

      Estoy totalmente de acuerdo con Vd. punto por punto. Lamentable, pero esa es la realidad y el futuro que se nos viene encima.

  5. Alberto Masot Espasa dice:

    El dictador libio Muamar el Gadafi dijo: “conquistaremos el mundo con el vientre de nuestras mujeres”. Es decir pariendo como conejos para poblar primero Europa y después los restantes continentes. Y lo están haciendo a la chita callando de una manera muy efectiva y sin que Occidente reaccione, yo diría aún más, les pagamos los partos. Por lo tanto cuando más pronto que tarde nos inpongan el burka o el velo, por favor no quiero oír aquella famosa frase: “llora como mujer ya que no supiste defenderte como hombre”. Una Europa musulmana es cuestión solamente de calendario. Estamos avisados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos destacados

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO