IGLESIAS Y EL CONDE

El mayor esnobismo se encuentra en un marxista, que abandona a Marx para abrazarse a Marks & Spencer.

              Alguien le preguntó a una de las mujeres del Conde de Godó:

-¿Qué destacarías de tu marido?-; y ella que era guapa, alegre y algo imprudente respondió: -el aburrimiento-.  Yo creo que además del aburrimiento, Godó tiene la virtud de la hospitalidad. Ahora, que nadie se establece en Barcelona si tiene dos dedos de frente, Godó se ha propuesto cobijar a los inmigrantes nacionales que llegan de cualquier punto del resto de España. Esa generosidad no la entienden todos, y yo tampoco. Juan Carlos Girauta, que es un gran escritor, dibuja la actualidad de aquella gran ciudad de su juventud, hoy transformada en una aldea pésimamente aseada.

“Tanta revolución ha terminado como un cuento de condes y de Adas. Qué chusco desenlace, macho alfa”.  Me atrevería a enmendarle la plana al gran Girauta. El cuento que nos narra Pablo Iglesias desde Barcelona, es mucho más condal que municipal. Para John, Duque de Bedford, autor del “Libro de los “Snobs”-, el mayor esnobismo se encuentra en un marxista, que abandona a Marx para abrazarse a Marks & Spencer. Ahí tienen de ejemplo.......

Para seguir leyendo el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

3 Replies to “IGLESIAS Y EL CONDE”

  1. Juan Bosco Hornedo muguiro dice:

    GENIAL!!

  2. Fernando José Fernández de Tejada Simoes dice:

    Lo que el Conde esconde, que ya no esconde nada, y repito, no debería seguir siendo Conde, Iglesias lo completa a la “pagana”, como buen vividor comunista, pagado. Mercenario profesional de la política, que lo es en tantos terrenos de juego, especialmente hispano americanos.
    Un “saturnito”, semi calvo, devorador de relaciones, con Calvo de futura contertuliana y ya sin coleta,- parece un pollo mojao,- que renuncia a ser padre efectivo de “monteritos”, a la galapajareña, (le podían poner este nombre a uno de esos montaditos), para que no se le amontone el trabajo. La madre, mientras tanto, ministra ella, hace las delicias de las talibán españolas, tan sufridas, recatadas y tapadas también ellas con sus bikinis o monokines que no admiten mas de una raya, no cabe, con subvenciones, chiringuitos y prebendas de todo tipo y condición. Como un Iceta cualquiera.

    Si un Juez, para serlo-, independientemente de lo que tenga entre las piernas-, si es ella, según estas, tiene que ser: “jueza”, en el caso de un él tendría que ser: “juezo”; mujer, mujera y hombre, hombro, para no desmerecer y tener un hombro en el que llorar cuando las cosas vayan mal. Y suele suceder que sucede, sea aún peor la cosa.
    Habrá, en consecuencia, que arrimar el hombro, estar preparados, que remedio, si queremos subsistir a esta criba organizada que se han montado las de Montero a base de “montaditos” , sus consiguientes frutitos y verdad sobrevenida e incontestable, en sus montajes, por simple razón de sexo.
    Toma ya, base jurídica y probatoria, que nivel.
    Que cosas, a lo que se puede llegar y llegamos, lo estamos viendo cada día que pasa.

    Y aquí no pasa nada relevante que ponga freno a este desaguisado, al menos hasta ahora.

  3. Fernando José Fernández de Tejada Simoes dice:

    Mi comentario a este articulo estaba escrito desde el otro día. Estuve fuera, no pude publicarlo y al verlo hoy, aunque fuera de plazo, he decidido mandarlo.
    Total, que más da, no deja de ser un granito más y muchos hacen granero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO