LA MASAJISTA

Los poderosos, hace unos años, se comportaban como los grandes toreros. Toreaban mansos y bravos. Se encerraban con miuras y victorinos. Y acudían a los medios adversos.

               El masaje no es sólo la operación o ejercicio consistente en presionar, frotar o golpear rítmicamente y con la intensidad adecuada en cada caso, determinadas regiones del cuerpo humano, principalmente las masas musculares, con fines terapéuticos, deportivos o estéticos como certifica en su Diccionario la Real Academia Española. Existen muchos tipos de masajes, entre ellos el de “final feliz”, el tailandés, el masaje de Sumatra, y el masaje verbal, entre centenares de otras especialidades. Y el masajista es el profesional que aplica los masajes.

                Pedro Sánchez, conocido en Italia y la Unión Europea como Antonio, tiene una estrecha relación matrimonial con los masajes. Su suegro era propietario de una cadena de saunas-masaje masculinas. Por otra parte su disponibilidad para derrochar el dinero público le ha procurado también el gozo de los masajes escritos y verbales de muchos medios de comunicación, periodistas y opinadores.  Se trata de los masajes periodísticos, que por lo normal están relacionados con las ayudas a los medios necesitados del sector, que sacrifican su independencia en beneficio de...

 

Para seguir leyendo el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

Comparte:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

2 Replies to “LA MASAJISTA”

  1. Constantino Díaz Fernández dice:

    Estimado Ussía: No sé si es usted inocente o mefistofélico; aunque, por lo general, todos tenemos algo de las dos cosas. La diferencia sólo está en la proporción. Para hacer humor mordaz, además de una buena pluma, hay que tener más de lo segundo que de lo primero.

    Siempre, por razón de la debilidad humana, el masaje ha sido un eficaz medio de nadar en todas las aguas sin peligro de ahogarse. Cuando, amén de ello, se obtienen pingües réditos con el mismo, se pueden dar masajes al pagador hasta la sublimación del placer. Lo de la entrevista de La Griso con «Antonio», el de Draghi», no debería sorprender a nadie. Todo tiene un pecio, y «Antonio», que, aunque de perverso, retorcido y cínico no tiene parangón, de tonto no tiene un pelo, lo sabe mejor que nadie. Sí, además, es el dueño de la «chequera nacional», la cosa la tiene clara. Como apuntaba Francisco de Quevedo en su letrilla satírica: «Poderoso caballero es don dinero». Dado que eso también lo saben los demás, salvo contadas, extrañas y singulares excepciones, todo el mundo se aplica el cuento. Recordando la conocida cita de Voltaire: «Los que creen que el dinero lo hace todo, suelen hacer cualquier cosa por dinero», no tenemos por menos que reconocer, en lógica aristotélica, que es apodíctica, y, como tal, forma parte del manual de conducta de una inmensa mayora de los ciudadanos (ciudadanas y ciudadanes, por eso del lenguaje inclusivo) del mundo. La única diferencia está sólo en la cifra.

    Pax vobiscum.

  2. alberto mallofré sánchez-pantoja dice:

    Algunos hacen masajes al gobierno de turno y otros hacen masajes a la monarquía y a la familia real.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO