LA COMPAÑÍA DEL AMIGO

se trata de un hombre generoso que ofrece a las izquierdas los votos de sus parlamentarios a cambio de nada.

               Cuando fallece el padre de un amigo, que además es socio y compañero en la política, hay que dejarlo todo y acudir a su lado en pos de consuelo. Un amigo se ha quedado, repentinamente huérfano, y necesita paliar su amargura con la cercanía de la amistad.  Hay que marcar con una cruz en la agenda la inesperada circunstancia y adaptar a otros días las citas y compromisos concertados y adquiridos.

                Creo que Sánchez, Iglesias, Belarra y Jordi Évole – éste último a título personal-, harían mucho bien a sus seguidores si se presentaran juntos en la capilla ardiente del padre de Arnaldo Otegui, que ha fallecido cuando nadie lo esperaba, a los 95 años de edad. Arnaldo y su padre se querían y admiraban mutuamente, y en los momentos duros hay que olvidarse de las minucias y absurdas discordancias que la existencia procura y acudir al abrazo que espera y necesita quien ha experimentado el estupor que produce la orfandad....

 

Para seguir leyendo el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

Comparte:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

2 Replies to “LA COMPAÑÍA DEL AMIGO”

  1. ROSANA NUÑEZ PARAMO dice:

    Bravo Sr. Ussía. Me temo que no irán, están en la playa o descansando de tanto trabajar. Ya se sabe, el muerto al hoyo, el vivo al bollo.

  2. alberto mallofré sánchez-pantoja dice:

    Eso es. Otegui, no Otegi. Muy bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO