QUÉ NIVEL

Pero habríamos colaborado con la exquisita educación de tres niños que, de no tener a la Niñera I y la Niñera II, podrían haber terminado tan educados como sus padres. Es decir, muy mal.

                La primera niñera de los hijos de Irene Montero y Pablo Iglesias fue y sigue siendo, un alto cargo en el Ministerio de las Obsesiones Sexuales. Asesora a dedo de la Ministra. Más de 70.000 euros al año por cambiar pañales. Según ha declarado ante el juez la que fuera escolta oficial de Irene Montero, también fue niñera de los pequeños Iglesias Montero la jefa de prensa de Podemos, Gara Santana. Ignora la escolta, la misma que por orden de doña Irene tenía que calentarle el asiento trasero del coche oficial en las mañanas de invierno para que a la ministra hecha a sí misma – hoy estoy gracioso-, no le entrara el frío de enero por el culili, si Gara Montero, la Niñera II, cobraba del partido o del Ministerio. De todo eso, del uso o abuso del dinero público para fines particulares y demás canonjías, tendrá que ser el juez el que decida y sentencie. Y en ello está.

              Mi reflexión de hoy nada tiene que ver con el abuso del dinero público para fines y beneficios particulares. Tiene que ver, y mucho, con el nivel de educación que están recibiendo esos hijos, que son dos para el padre y tres para la madre, que en ese aspecto no mostraron criterios coincidentes hace unas semanas. Unos niños con niñeras de ese nivel, tienen que estar en disposición de leer La Divina Comedia a los 7 años, e incluso el Ulises de Joyce y resumirlo. Niñeras de ese nivel cultural no se ofrecen en el mercado de....

Para seguir leyendo el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

Comparte:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otros artículos destacados

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO