EL AUTOBÚS ERRANTE

Cataluña carece de entidad para recoger refugiados y rezagados

                La Generalidad de Cataluña ha enviado a la frontera de Polonia con Ucrania un autobús con el fin de repatriar a veinte catalanes que aún permanecen en la nación violada por Putin. Son muchos los kilómetros que separan Barcelona de la línea fronteriza. Más o menos 2.000 kilómetros. El autobús de salvamento catalán partió de Barcelona vía Toulouse, Turín, Milán, Zürich, Munich, Praga, Todz y finalmente Varsovía. Allí, el conductor se ha quitado la barretina y ha descendido hasta la frontera ucraniana. Treinta horas de conducción, deteniéndose exclusivamente en las estaciones de servicio para llenar los depósitos de combustible y cambiar el agua al canario.

                Entretanto, la Generalidad se ha puesto en contacto con los veinte catalanes, y éstos han respondido que prefieren viajar de vuelta a España en un avión, tren, autobús o varios taxis amparados por el Gobierno español. Cuando ha llegado el autobús “catalá” a la frontera, se le ha impedido el paso, porque Cataluña carece de entidad para recoger refugiados y rezagados. Así lo ha reconocido según escribe Bieito Rubido en El Debate, la consejera de Acción Exterior, doña Victoria Alsina.  La consejera, después de haber alquilado el autobús ha recordado que el gobierno catalán no tiene competencias para repatriar a los veinte catalanes y de ahí que el autobús se haya quedado bloqueado en Polonia. En vista de ello...

Para seguir leyendo el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

 

Comparte:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

3 Replies to “EL AUTOBÚS ERRANTE”

  1. Constantino Díaz Fernández dice:

    ¡Estos catalanes, ya no saben como llamar la atención! Mira que llevar un canario en autobús de Barcelona a Varsovia, tiene guasa. El fallo es que, en realidad, «se sienten nación», algo que nunca fueron, pero que, a base de repetirlo muchas veces, esperan que alguien les crea. En esta aventura del autobús, hicieron el ridículo, sin duda; pero, lo que no se puede negar, es que el canario debió de pasarlo en grande. Menos mal que no se les ha ocurrido venir de regreso por Waterloo para traer a Puigdemont, al menos hubieran justificado el viaje regresando con un par de pájaros.

  2. Fernando José Fernández de Tejada dice:

    Gobierno de Cretinos. Punto.

  3. ROSANA NUÑEZ PARAMO dice:

    Jajajaja. Tremendo. Qué panda de chiquilicuatres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otros artículos destacados

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO