NI SE SIENTE, NOLE

No se siente absolutamente nada, Nole, hazme caso.

               Eres un maravilloso tenista, Nole, y perdona que te hable con tanta confianza e intimidad. Sé que te llamas Novak, pero en casa, y en tu familia, te dicen “Nole”. No te preocupes. Los motes y apodos familiares no están ceñidos al nombre propio. Tengo un amigo llamado Ismael, al que todos conocen por “Chuchi”, y otro amigo, Hernando Jesús, se hace y deja llamar “Pololo”.

              El lío de Australia y la colosal victoria de Rafa Nadal te han motivado. Y lo entiendo. Si te centras, puedes ganar, no 21, sino 25 “Grand Slam”. Acaece que tu maestría en la cancha no coincide siempre con tu inteligencia, y ésta a su vez, con tus decisiones. Sucede que me he quedado un tanto descontrolado cuando he leído que uno de los motivos que te han llevado a no vacunarte, nada tiene que ver ni con la respetable corriente “antivacuna” y menos aún, con el negacionismo militante de muchos de tus nuevos seguidores. Que no te has vacunado, dicen en tu entorno, porque sufres de “jeringofobia”, terror a las jeringuillas y a las agujas. Terror a las inyecciones, en una palabra. Conozco a bastantes personas que comparten ese padecimiento, ese miedo insuperable. Y mayorcitos, no niños, que en ese caso, todo sería más explicable.

                No te preocupes, Nole. No se siente nada. Si quieres competir en Wimbledon, en el Open de Estados Unidos, y muy probablemente en el Rolland Garrós de París, tendrás que pasar por el centro de salud o el hospital más próximo a tu domicilio. El que te escribe, que no ha ganado ningún “Grand Slam”, ha pasado ya por cuatro vacunas desde que se declaró la pandemia esparcida por todo el mundo por los chinos.  Las guerras de antes han dado paso a las guerras de ahora, que se ganan sin pegar un tiro. Son guerras que arruinan las economías y favorecen al que ha creado el virus. Las películas se adelantan a la realidad, cuando no son españolas, claro, que se han quedado en una parte de España desde 1939.

Sí, cuatro, porque a las tres vacunas del Covid-19, también me he puesto la de la gripe. Y llevo encima la de la viruela, la fiebre amarilla y la neumonía. Soy una vacuna andante, y no me ha sucedido –toco madera-, nada de nada hasta la fecha. Siempre, resultado negativo.

              Cuando llegues al Centro Médico te encontrarás con una cola de personas aguardando su turno. Es muy posible, que a ti te permitan vacunarte en casa, sobre todo si lo haces en Belgrado, donde no hay héroe nacional en la actualidad que te supere. Y con razón. Te descubrirás y ofrecerás el brazo izquierdo, porque tu sensacional juego de tenis nace de tu brazo derecho. No se siente absolutamente nada, Nole, hazme caso. Yo no he tenido reacción alguna, y media hora más tarde se me había olvidado que me habían inyectado la vacuna en el Centro Médico del Puente de San Miguel, a pocos kilómetros de Santillana del Mar, que no organiza ningún “Grand Slam” pero te recomiendo que te des una vuelta para admirar su belleza. La primera, a las pocas semanas, la segunda, y antes de iniciarse el Internacional de París, la tercera. Ni se siente, Nole. Eso sí, tendrás que enfrentarte, con toda probabilidad con Rafa. Y eso sí puedes sentirlo.

               Un abrazo

                                                Alfonso USSÍA

(Visited 562 times, 1 visits today)

Comparte:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

10 Replies to “NI SE SIENTE, NOLE”

  1. Rosana dice:

    Sr. Ussía en esto voy a discrepar con usted. No es de justicia que para visitar un país a uno le obliguen a ponerse un medicamento todavía en fase experimental, eso sí, mundial, que se ha convenido en llamar vacuna, pero que no lo es al uso, y que si no lo haces, te veas relegado al ostracismo social.
    Me parece no sólo injusto, y en este caso del tenista, ya le podían haber dicho eso antes de embarcarse en el avión y decirle que sí podía ir, para posteriormente retenerle en el aeropuerto cual delincuente covidico.
    Nadal es español y uno de los mejores del mundo, pero creo que sus declaraciones al respecto, las podía haber dejado a un lado.
    Yo estoy vacunada, pero no defiendo ni defenderé que la vacuna sea obligatoria y constituya un apartheid para los no vacunados. Empezamos por esto, y a saber donde acabamos.

  2. Fernando José Fernández de Tejada Simoes dice:

    He intentado publicar el comentario pero da fallo, error. No he podido mandarlo y se ha borrado. Lo tengo en otro soporte pero, como digo, se borró de este sitio sin publicarse. Ya me ha pasado otra vez. Os he enviado un correo.

  3. Fernando José Fernández de Tejada Simoes dice:

    Ahora, este, si. ?.
    Lo reescribiré esta tarde, si tengo tiempo, e intentaré publicarlo de nuevo.

  4. Fernando José Fernández de Tejada Simoes dice:

    Me acuerdo de los chinos, a lo peor es por eso. Veremos que sucede. Haberlas, haylas.

  5. luis maría ilzarbe dice:

    yo quisiera conocer cuál es la razón de estas vacunas; según la OMS una vacuna es un arma sanitaria a emplear antes de entrar en contacto con una patología; lo define así en su página web. Si yo estoy en contacto pleno con el Covid y he pasado la enfermedad, qué razón tiene vacunarse

    En plena crisis del Covid, agosto 2021, los Estados Unidos abandonaron derrotados Afganistán.
    En la prensa e internet pudimos ver fotos de los talibanes de Afganistán armados, a pie o hacinados en camiones, con cara de felicidad tras la entrada en la capital Kabul. Y con buena apariencia.
    Me llamó fuertemente la atención que en un mundo en pandemia Covid, con miles de muertos según nos confirma la ONU, una población como la afgana, que es una población como pueda ser la de cualquier nación del planeta y por tanto susceptible a las infecciones, se encuentre en un estado de no afectación epidémica y, al contrario, con una fortaleza tal capaz de derrotar a un ejército tan poderoso como el estadounidense.
    Me pregunté si la solución al Covid no estaría en Afganistán y si la OMS no hubiera hecho bien en enviar funcionarios a investigar sobre el terreno para descubrir el maná sanitario que solucionara nuestras desdichas, ya que nadie en Occidente, ni siquiera el Dr. Simón con lo fenómeno que es, es capaz de ponerles fin.

  6. luis maría ilzarbe dice:

    aqui está la definición de la OMS

    https://www.who.int/es/news-room/questions-and-answers/item/vaccines-and-immunization-what-is-vaccination

    ¿Qué es la vacunación?
    La vacunación es una forma sencilla, inocua y eficaz de protegernos contra enfermedades dañinas ANTES DE ENTRAR EN CONTACTO CON ELLAS. Las vacunas activan las defensas naturales del organismo para que aprendan a resistir a infecciones específicas, y fortalecen el sistema inmunitario.

    Si yo he pasado el covid, como todo el mundo en una situación de pandemia, tengo inmunidad natural que es la inmunidad que llevo de dotación y me la dió Diós o, alternativamente, el mono de Darwin (eso según quién y cómo). Si tengo inmunidad al Covid, ¿para qué tengo que vacunarme?
    Yo estoy vacunado de las reglamentarias, lo normal. La triple vírica cuando pequeñito y demás. Nunca me he vacunado contra la gripe. Los medicamentos, todos, tienen indicaciones y efectos secundarios. ¿Qué necesidad tengo de meterme una vacuna cuando tengo inmunidad?
    Cuando salió la estreptomicina fue recibida como la panacea. La estreptomicina fue responsable de varias generaciones de sordomudos en el mundo. Si hablamos de la talidomida para combatir los vómitos de las embarazadas… otro tanto. Efectos secundarios.
    La medicina es necesaria, y hay que tomar medicamentos cuando es necesario. Pero tomarlos por deporte… es tentar a la suerte.
    Yo prefiero tomar vino tinto. Mucho más sano.
    El alcohol te desinfecta las heridas, si uno bebe tinto se desinfecta por dentro. El alcohol del tinto (el que nos recomendó Nuestro Señor) pasa a sangre y llega al cerebro… y lo limpia. Por eso el que va pispao está feliz. Es una idea.
    De largo me tomo un buen tinto y dejo de lado las vacunas innecesarias. Pero eso cada cual. Estoy con Rosana. Que cada cual haga su bola. El que tiene el pasaporte covid tiene derecho a infectar a los de dentro y a los de fuera de un local; el que no lo tiene no; sólo tiene derecho a infectar a los de fuera del local… Bestial. Este tema tendrá mucho recorrido. Hay una persecución totalmente anómala contra las personas no vacunadas…. Mientras el mundo está lleno de obesos, abortos, enfermos hepáticos, enfermos pulmonares, intervenidos de cambio de sexo…. y tanto más. No tiene lógica alguna.
    Practico deporte a diario y tengo buena salud. ¿Por qué no me sufraga el estado cada año siquiera con unas zapatillas si gracias a mi buen estado y esfuerzo no visito un ambulatorio?
    Soy contrario al aborto, ¿por qué no me compensa a mi el estado del gasto enorme que supone la práctica de abortos en los hospitales públicos?

  7. Fernando José Fernández de Tejada Simoes dice:

    Bendito experimento en fase experimental. Menos mal que dieron con la tecla, con varias teclas, en forma de vacuna redentora. De otra manera, en otro caso, probablemente hubiera sido necesario ampliar esos lugares de eterno descanso donde tanto llora el personal bajo los cipreses. La Sacramental de San Isidro, donde un panteón espera mis maltrechos huesos, seguro, hasta la pradera del Santo.
    Estas cosas, vacunaciones, protección, si no las haces por ti, que sueles saber mucho de todo, se hacen, incluso, fíjense que alarde de generosidad, por los demás. Que, contra todos los pronostico, no te quieres vacunar y prefieres comprar papeletas para viajar al otro barrio, bien, pero deja que yo me vaya cuando me toque y no cuando, por tu capricho infundado, me infectes; cuando tu infectes a cuantos se te crucen por hacer, sin criterio alguno, y esto está empíricamente probado, lo que te sale de los cojoncillos y, en este caso nunca mas a propósito, de tus amarillas pelotas.
    Tu, mi admirado tenista y campeón, eres, en esta ocasión, solo uno más de entre tantos y tantos incongruentes que quieren, por aquello de «no sabe Vd. con quien está hablando» imponer su ley y contra ley, mentir y ocultar datos, descaradamente ,para salirse con la suya intentando saltarse los controles que nos obligan a los demás.
    Y no, claro que no todo vale, y más nos vale que no valga cuando a cada uno de nosotros le da por hacer lo que le viene en gana en defensa de sus intereses personales.
    La libertad no es eso, la libertad individual, tu libertad, querido y a veces infumable Nole,- me apunto al trato de confianza-, termina donde empieza la de los demás y entre ellas las de Dª Rosana, aunque discrepe, la de D. Alfonso Ussía e incluso, mire Vd. por donde, la mía; unas entre los millones de libertades existentes en este increíble mundo que no deja de ser el nuestro, el que tenemos y donde vivimos hasta que Dios decida otra cosa. Y he dicho: Dios.
    Cuando uno se empeña, empoderado, en hacer algo distinto a lo racionalmente obligado, como conducir por la izquierda al estilo inglés, donde ese estilo no está permitido por ley,( pasó en Marbella), no hay más remedio que bajarle los humos, aplicar la ley en beneficio de todos y si se niega a cumplirla, trampeando además para burlarla, se le pone en su sitio, como han hecho los australianos, y se acabaron las contemplaciones. Vamos, digo yo.
    Esperemos que esta Pandemia se acabe de una vez y con ellas las olas de este tsunami que nos está avasallando. Vamos a tener que hacer las cosas con lógica constructiva y dejar de dar palos de ciego, como parece que hacen los gobiernos de medio mundo, para no acabar enfermos y arruinados los mas, los menos, millonarios. De no ser así me parece que esto no se acaba nunca; hasta que el bicho se canse de mutar y de martirizarnos ,-como pasó con el volcán de La Palma-, se largue de vuelta a donde quiera que haya salido y se dedique a jugar, solo jugar, con las chinitas,- piedrecillas de los ríos,- pangolines y murciélagos, entre otros, hasta desaparecer.
    No estaría mal ahora que van a empezar los JJ.OO. de invierno en su casa natal. Lugar del que nunca debió partir pero del que huyó gracias al «buen hacer» del Régimen comunista chino; que hay que ver la que, irresponsablemente, ha liado en el mundo. O tal vez no de manera tan irresponsable. Soy de los que piensan y creen que China, su Régimen, es absolutamente responsable de lo sucedido. Aunque nadie se atreva, por lo visto hasta ahora, a exigirles responsabilidades. Al ultimo que habló de ello, y lo propuso, lo desalojaron de su Blanca Casa y de la Presidencia.
    Se demuestra que el que puede, puede; esos son muy pocos, pero que muy pocos. A los demás, la inmensísima mayoría, nos toca aguantar, protestar bajito, excepto si eres comunista, y procurar no contagiarnos. Es lo que hay, lo que tenemos, incansablemente que denunciar donde podamos. Eso al menos, la voz libre y responsable, que no nos lo quite nadie . Antes a la Sacramental de San Isidro, en mi caso casi seguro.
    Buenos días. El Sol en todo lo alto y ni una gota de agua.
    Ya lloverá.
    Salud y suerte, nos va a hacer falta. El mundo parece que se sostiene estos días sobre arenas movedizas y eso me gusta menos que nada, si es posible que haya algo mas allá de ella.

    • luis maría ilzarbe dice:

      Tejada, dígame por favor cómo actúa esta vacuna y la razón de que nos proteja según su conocimiento científico.
      Si yo he pasado el Covid y por tanto tengo anticuerpos, ¿qué necesidad tengo de tener más anticuerpos?
      En el cuerpo hay que hacer sitio para todo;
      recuerdo uno que fue al psiquiatra preocupado y le preguntó si era una patología que le gustaran las tortillas de patatas; el psiquiatra le contestó que en absoluto, que las tortillas de patatas son un alimento muy saludable; el paciente le respondió aliviado al psiquiatra pues tenía todos los armarios de su casa llenos de tortillas de patatas y pensaba que estaba loco.
      Yo soy una persona sana, practico deporte y tengo anticuerpos que me defienden, incluidos en mi sistema de defensa que se llama inmunidad natural con la que vine equipado de serie a este mundo. Si peso 80 kg no necesito 80 kg de anticuerpos a base de generarlos con vacunas, vacunas y más vacunas, pues entonces dónde pondría el corazón, el hígado, el cerebro y demás. Menudo lío.
      Estos anticuerpos que se generan con las vacunas por lo que usted sabe no te protegen. Hay muchos vacunados que se contagian. Hace poco en Valencia ha fallecido por Covid una doctora conocida por mi de muchos años vacunada con todas las dosis habidas y por haber que de poco le valieron.

      Un saludo

  8. Fernando José Fernández de Tejada Simoes dice:

    Esta vez, entró. La bola entró, se publicó el comentario. Tarde por la tarde. Trabajito ha costado.

  9. Oscar Cadenas Pérez dice:

    Hay quien escribe a diario,
    en esta hoja su lamento,
    y parece testamento,
    lo que él llama comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO