EL BORRACHÍN

“sabemos cuál es el problema y lo voy a arreglar”.

             No soy inglés, ni galés, ni irlandés del Ulster ni escocés. Tampoco de las islas Guernsey, Jersey y Man. Por ello, no tengo derecho a enfadarme con la calamidad de Boris Johnson. Y a sabiendas de sus desastrosas decisiones y acciones, me cae bien.  Durante el confinamiento decretado en el Reino Unido por el bicho chino, se celebraron en el número 10 de Downing Street, veinte festejos con alcohol, bailes y –como diría el padre Laburu-, “tocamientos pecaminosos”. ¡Veinte fiestas! El Primer Ministro no ha tenido más narices que reconocerlo, porque algunos de los chivatos participaron en alguna de sus cachupinadas y más de una decena de parlamentarios del Partido Conservador, han exigido su inmediata dimisión. Lógica exigencia. Boris Johnson pidió perdón a la Reina Isabel, al Parlamento, a su Partido y a sus conciudadanos, pero no se ha planteado dimitir. La excusa, genial: " Sabemos cuál es el problema y lo vamos a arreglar”.

            Sánchez nos tuvo confinados, perseguidos, multados y maltratados ilegalmente varios meses. Y con resultados desastrosos para la vida, la economía, la salud y la libertad de los españoles. Nada me extrañaría que aprovechara la prisión obligada de cuarenta millones de personas para recibir en alegre fiestecilla a sus amigos y gorrones ora en La Moncloa, ora en Quintos de Mora, ora en La Marismilla de Doñana, ora en La Mareta. Y de descubrirse, su excusa.....

Para seguir leyendo el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

Comparte:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otros artículos destacados

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO