IMPRESIONADO, ESTREMECIDO

¡Que ministra tan trabajadora!

                   A mis años, la impresión, la emoción, el estremecimiento y la alucinación ante un discurso político o las manifestaciones de un gobernante han desaparecido de mi ánimo. Me impresiono por un paisaje inesperado, me emociono con la lectura o la música, me estremezco con la estupidez general y alucino en colores con cosas que a nadie interesan, excepto a mí. Pero siempre hay excepciones. Y hoy, cuando escribo, a las 18.30 de la tarde del día 7 de febrero del año en gracia de 2022, he quedado pasmado de la impresión, la emoción, el estremecimiento y la alucinación que me han producido las palabras de la vicepresidente y ministra de Trabajo del Gobierno de España, Yolanda Díaz.

Entiendo que sea la portadora de la cartera ministerial de Trabajo. Y como ciudadano de a pie, le ruego acepte mi propuesta. No queda bien que una ministra de Trabajo se conceda a ella misma la Medalla de Oro del Trabajo. Puede ser interpretado como una vulneración del equilibrio y la rectitud. Me importa un bledo. Propongo públicamente que la Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, tenga a bien concederse la Medalla de Oro del Trabajo. Sus palabras, grabadas y oídas por todo el orbe y pronunciadas desde la tribuna oficial del ministerio de Trabajo, son dignas de condecoración. Eso sí, como autor de la idea, ruego ser invitado al....

 

Para seguir leyendo el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

Comparte:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

5 Replies to “IMPRESIONADO, ESTREMECIDO”

  1. Oscar Cadenas Pérez dice:

    Debería ser usted más comprensivo con quien relata experiencias nuevas. ¿De qué serviría acostarse tarde un jueves y levantarse temprano un viernes para seguir trabajando, si luego no lo puedes contar? Hecho comparable a lo que dicen que dijo Luis Miguel Dominguín en ocasión que por conocida no repito.

  2. ROSANA NUÑEZ PARAMO dice:

    Es una lerda impostada de pija nueva. Insoportable hasta el vómito.

  3. Constantino Díaz Fernández dice:

    Me parece que no se han interpretado correctamente las palabras de «Yoli», o «Yola», que los dos diminutivos son válidos. La impresión, a primera lectura, puede llevarnos a un equívoco, pero si reflexionamos un poco y contextualizamos sus declaraciones, la cosa cambia radicalmente. Veamos: si dice que se acostó tarde un jueves, habrá que entender que lo habrá hecho por encima de las 12:00 h, en cuyo caso ya era viernes; luego, si se levantó tarde el viernes siguiente, no cabe duda que tendría que ser el de la próxima semana, en cuyo caso descansó 7 días. De lo contrario tendría que haber dicho que se acostó a primera hora del viernes y se levantó unas pocas horas después. La verdad es que a mí, personalmente, me importa un carajo a las horas que se acueste y se levante la ministra de turno, cupo de IU en su coalición con «Podemos», y a la sazón vicepresidente segunda del nefasto gobierno de Sánchez. Lo digo sólo por aclarar lo que escribe Ussía. Sobre lo que manifiesta de seguir trabajando y avanzando para «cambiar el país», mejor ni entro. Lo deseable es que avance poco, ya que de esa manera evitaremos que la destrucción tenga un alcance difícil de revertir y, con suerte, pueda ser paliada por gobiernos venideros, si es que Dios tiene a bien el librarnos de la peste que hoy padecemos, algo que aún está por ver.

    Sobre lo que dice el comentarista, Oscar Cadenas Pérez, sobre Dominguín, y creyendo interpretar a lo que se refiere, sólo con el único objetivo satisfacer la curiosidad de algunos lectores que pudieran no estar al tanto de la anécdota, con permiso del susodicho, me voy a tomar la libertar de desvelarlo:

    Se cuenta que, en abril de 1953, cuando Ava Gardner, casada por aquel entonces con Frank Sinatra, con quien tuvo una pasión tormentosa, estaba pasando unos días de vacaciones en España aprovechando un paréntesis en el rodaje de “Mogambo” (acababa, por cierto, de tener una tremenda “enganchada”, un “mare magnum”, de los muchos que solía tener con Frank, en el mismo escenario donde se rodaba el film), conoció a Luis Miguel Dominguín, que amén de excelente torero era, igualmente, un conquistador nato, saltó la chispa del amor con alto voltaje y surgió el inevitable romance. Como Ava era de esas mujeres que pierden la braga con mucha facilidad por un capricho, no desaprovechó el momento y, después de las oportunas copas de calentamiento (era de las mujeres que llevaban hasta el infinito aquella famosa cita romana “Bibere humanum est, ergo bibamus”), se fueron a la cama. En la primera noche de amor con la Diva (el animal más bello del mundo, tal como la bautizaron en Hollywood), dicen que Dominguín se levantó muy temprano (como Yoli), y cuando se disponía a salir, Gardner le preguntó: ¿A dónde vas a estas horas? A lo que él le contestó rápidamente: ¿Dónde voy a ir? ¡A contarlo!

    Pax tibi et mihi

    • alberto mallofré sánchez-pantoja dice:

      Muchos años después, en una entrevista, Dominguín dijo que lo había dicho de broma. Y no se fue.

  4. Fernando José Fernández de Tejada Simoes dice:

    Impresionado, aunque curado de espanto, por la encadenada acumulación de sucesos, padezco y observo, entre resignado, expectante e inquieto, como un tucán se convierte en, mas que en pava, en un pavo real de esta corte congresual y gallinácea que se ha apropiado de la política española.
    Tenemos una terrible sequía física, política, social e intelectual, estamos secos de verdad.
    Esperemos que, como a D. Quijote, al resto, no se nos seque también el cerebro.
    La verdad es que hoy el día, desde muy de mañana, me ha cogido muy preocupado.
    Y ni una gota de agua que llevarse a la boca y a los campos.
    Lo que digo y me digo cada vez que me paro a pensarlo: este tío que cabritea por el Palacio de La Moncloa, haciendo lo propio,- segunda versión de ZP, no tengo duda,- es un gafe auténtico para España, tampoco lo dudo; y lo repito.
    Veremos que pasa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otros artículos destacados

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO