GORRONA

...para evitar, señora condesa, que la encasquillen en el lugar más alto de la tabla de clasificación de las gorronas del dinero público.

              Javier Negre ha formulado una buena pregunta, en muy buen tono y en un momento bueno a Yolanda Díaz, condesa de Fene, en los pasillos del Congreso. ¿Se arrepiente usted de haber utilizado un “Falcon” para volar hasta Roma a su entrevista de carácter privado con el Papa? Y Yolanda Díaz, condesa de Fene, le ha contestado más o menos: “Esa pregunta se responde por sí sola”. Pues no, señora condesa. Esa pregunta hay que responderla, ofrecer argumentos, y sí es posible- que no lo es-, convencer a quien la formula y a los ciudadanos que siguen el medio en el que trabaja el periodista. Primero, por respeto, y segundo, para evitar, señora condesa, que la encasquillen en el lugar más alto de la tabla de clasificación de las gorronas del dinero público.

              Ayer, cuando tomaba una copa con un personaje muy ligado al mundo de la moda y esas cosas, me interesó una de sus sentencias. Sinceramente, nada tengo que ver y menos me interesa ese mundo. Cuando veo una mujer atractiva no me fijo en lo que lleva puesto. Me fijo en ella.

Tampoco, al ir a una casa por primera vez, me intereso por las cortinas o las telas de los sillones. Me detengo en su conjunto con mucha rapidez, y si no me gusta, anuncio que tengo gastroenteritis y me voy.  Pues ese personaje del mundo de la moda, cuya profesión es comentar la moda, me formuló una pregunta que sí se responde por sí sola.- ¿Te has fijado que nunca repite un vestido?  Siempre va de estreno-. Pues no me había fijado, pero creo que tiene mucha razón.

              Soy muy anticuado. Creo que, exceptuando a los profesionales, y no a todos, los hombres que se fijan más en los vestidos de las mujeres que en las mujeres, son bastante truchas. Recuerdo el comentario de un viejo amigo al abandonar juntos una puesta de largo de mis tiempos juveniles. Irrumpió de golpe una belleza de mujer, agarrada de un brazo con firmeza posesiva por el hijo de un mandatario caribeño que se había exiliado en Madrid.  Una mujer despampanante, que sacaba al hijo del exiliado medio metro de altura y miraba de una manera, que cualquier observador medianamente agudo, afirmaría que de no tener el hijo del exiliado los millones de dólares que poseía, se iría con cualquiera de nosotros, los que alelados, la contemplábamos. Al terminar el fiestorro, ya en la calle, le comenté a mi viejo amigo mi pasmo por la belleza de esa mujer, y el apostilló: -Le sentaba maravillosamente el vestido de Yves Saint-Laurent que llevaba-. Y me quedé patidifuso que supiera que esa mujer se había puesto un vestido de Yves Saint-Laurent, cuando yo me había fijado solo en las zonas donde no había nada de Yves Saint-Laurent, afortunadamente. Mi amigo no había salido del armario, pero adelantó su condición de trucha.

            He visto fotografías, vídeos parlamentarios –centenares de las primeras y alguno de los segundos-, de Yolanda Díaz, la condesa de Fene. Siempre se me antojó bastante mediocre como mujer. Pero no me había fijado en el apunte del profesional de la moda. Y sí, es cierto. Desde que es vicepresidente del Gobierno, no repite trapos. Lamento ignorar la marca y el nombre de sus modistas. Eso cuesta dinero. Y como Javier Negre no recibió de ella la cortesía de una respuesta clara, le brindo una segunda pregunta. ¿Señora condesa, ¿quién le paga sus vestidos?

              El de la visita privada al Papa era elegantísimo. El del Papa, claro está.

              Gorrona.

                                                        Alfonso USSÍA

(Visited 961 times, 1 visits today)

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

5 Replies to “GORRONA”

  1. Fernando José Fernández de Tejada dice:

    YA.

  2. Rosana dice:

    Claro, gorrona como buena comunista. Son esos del tu dinero es mío y el mío también.

  3. Constantino Díaz Fernández dice:

    Yolanda, así sin más, seguro que es la fenésa más ilustre nacida en la pequeña localidad de Fene -La Coruña, elevada, por obra y gracia de Pablo Iglesias, a los altares políticos, y, como no, con tratamiento de excelentísima. Ahí es nada, No sé si alguna vez Felipe VI, en reconocimiento a sus escasos méritos, la nombrará condesa, cosa que dudo, pero no descarto que el pueblo pueda concederle ese título de forma honorífica. Basta con que lo apruebe la Corporación Municipal – La Coruña, faltaría más. ¿Quién se lo iba a decir? Ahora, además, montada en el carro de la fama que dan los medios de comunicación, aspirante a ser la próxima presidente del gobierno de España. Demasiado globo que, como todos, cuando pinche, quedará en nada. Pará que no quede olvidada en el tratero de la historia, propongo sea recordada como la “cacatúa de Fene”. No es lo mismo que condesa, pero algo es algo. En fin, del polvo venimos y en polvo nos convertimos.

  4. Juan Arsuaga dice:

    La Tucana gorrona.

    Avechucho que apenas utiliza las alas (a simple vista no son apreciables), pero imbatible en el uso carroñero del pico.

    Ave fea, fea y muy gorrona.

  5. Martín González Teja dice:

    Querido Alfonso, solo felicitarte una vez más, pues no puede estar mejor expresado el sentir de la gente “normal de la calle”, aunque muchos de ellos se escondan entre los borregos de la manada casposa que presume de progresismo y no tienen vergüenza.
    Gracias, te diré que tys escritos suponen un soplo de aire fresco y necesario en los tiempos que corren… Sigue en la lucha sembrando lo que otros querrán recoger. Enhorabuena por tus artículos divertidos y valientes.
    Un amigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO