COTORRAS

No es lo mismo una cotorra argentina que una argentina cotorra. Las primeras viven y anidan en los árboles, y las segundas militan en Podemos.

                 De las casi 13.000 que han invadido los árboles de Madrid, al menos 2.500 han sido eliminadas. Me refiero a las cotorras argentinas. Han expulsado a los gorriones y se han adueñado de plátanos, acacias, robles y fresnos. Se han instalado en Madrid. Verdes y ruidosas, estas cotorras argentinas. No malinterpreten mis palabras. No es lo mismo una cotorra argentina que una argentina cotorra. Las primeras viven y anidan en los árboles, y las segundas militan en Podemos.

               El ave castiza de Madrid es el gorrión. El gorrión común y el pardusco. Madrid sonaba en mi infancia y juventud a canto de gorriones.

Cuando se empadronó en Madrid el Príncipe Pío de Saboya –El Príncipe Pío, antes que estación de la RENFE, fue un príncipe confuso-, no destacó por su inteligencia. Salvador Granés, un buen poeta satírico, rimó su retrato y su semblanza.

                  No hago su semblanza, porque me figuro

                  Que de sobra ya...

 

Para seguir leyendo el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

3 Replies to “COTORRAS”

  1. ROSANA NUÑEZ PARAMO dice:

    La ciudad con más árboles del mundo puede dejar cualquier día de ostentar semejante título (que la verdad habría que comprobarlo), a tenor de las audaces obras del Sr. Alcalde, que continua con los trabajos que ya empezara su ilustre predecesora. Mucho cartel de Madrid 360 es un bosque, pero yo cada día veo menos árboles. Bueno, bueno, lo bonita que han dejado la explanada para conciertos de la Plaza de España. Están en ello.

  2. Fernando José Fernández de Tejada Simoes dice:

    Les ponemos el nido y que van hacer las vistosas cotorras y cotorros argentinos, aunque a algunos les fallen las patitas, si tan bien se sienten acogidas: anidar; no les queda otra. Y los gorriones, pues a piar; no PODEMOS evitarlo, aunque nadie escuche, ni entienda nada de nada. Tampoco, y no es mucho, los expulsados pardillos pueden hacer otra cosa. O, al menos, lo parece por los resultados. Ahora, eso si, todos estos parecen vistosas cotorras y los demás, pobres gorriones.
    Hoy, en el Congreso, el coro de cotorras ha sido notorio, que algarabía señor, que algarabía y cuanta desfachatez y felonía. Se acuerdan cuando en los patios del colegio los niños se cambiaban los cromos, pues lo mismo; solo que en vez de cromos lo que estos pájaros cambian son canonjías y sinvergonzonerías. Algunas bendecidas por El Papa, sirvan de ejemplo sedes episcopales y recientes recepciones y embajadas. Si Ignacio y Javier, ambos jesuitas y Santos, se levantaran………., me gustaría escucharlos; ya lo creo que me gustaría. No serían precisamente gorriones, que pian y pian, no lo creo, nunca fue su estilo, de ninguno de los dos.
    Nosotros, que si parecemos gorriones ,sigamos piando, mientras podamos y nos lo permita este podemizado gobierno y sus compinches, ya que al parecer no somos capaces de hacer, como antes decía, otra cosa.
    Buenos días, a los gorriones.

  3. Paulo dice:

    La única argentina cotorra que he visto yo en política milita en el PP, no en Podemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO