FEÚCHA

Existen ánimos feos, intenciones feas, mentiras feas, abusos de poder feos y actitudes feas, y todas esas fealdades se reúnen en Yoly.

            Estos podemitas tienen la piel muy fina. Insultan, amenazan, humillan, golpean… y cuando son ellos los receptores de las críticas, se enfadan. Están muy dolidos y sentidos con Macarena Olona por sus opiniones respecto a Yoly e Irene.  La camarada Yoly amenazó con incendiar las calles si algún día gobernaba Vox. Una copia del “No Pasarán”, y vaya si pasaron. Macarena Olona le ha llamado fea. Y Podemos ha pedido amparo a la presidente del Congreso, la inimitable Meritxel Batet. Una persona, en este caso, una mujer, no solo puede ser fea en su físico, sino también en su ánimo. Y es lo que le ha dicho Macarena Olona a Yoly Díaz. Existen ánimos feos, intenciones feas, mentiras feas, abusos de poder feos y actitudes feas, y todas esas fealdades se reúnen en Yoly. Como en Irene Montero, a la que ha calificado de débil, acomplejada y víctima. Y le ha recordado que ella es ministra del Gobierno por cuota de lecho, aunque haya adornado sus palabras con mayor misericordia.

            En cuanto al físico, yo, por iniciar mis descripciones, me considero feo. Pero muchísimo menos feo que Echenique, que Ferreras y que Errejón. Si Echenique, Ferreras o Errejón me llaman “feo”, no me solivianto. Les reconozco el acierto en su observación. Y si los hombres pueden llamar “feos” a otros hombres, el Ministerio de Igualdad tendría que garantizar ese mismo derecho a las mujeres definiendo, incluso, el físico de otras mujeres. Y repito que no era esa la intención de Macarena Olona. La mía sí. Irene Montero no es fea, pero muy descuidada y bastante aproximada al recelo de cercanía, y Yoly, lo siento de corazón, es fea. Pongamos que feúcha, que es más cariñoso. Feúcha antes de visitar al Papa y feúcha después de visitar al Papa, que tampoco es Gregory Peck, y no por ello voy a ser excomulgado.

             Por otra parte, la belleza y la fealdad pertenecen a los gustos y pareceres, y éstos son subjetivos. Bueno, en algunos casos, pueden alcanzar la objetividad. Ava Gardner era una belleza, y no hay espacio para la subjetividad. Como no lo hay si afirmo que la portavoz de Bildu en el Congreso es muy fea. Por fuera y por dentro. Pero en general, todo está sujeto a las preferencias estéticas y los gustos personales. Para un sapo, nada hay más guapo que una sapo hembra, y para un jabalí que una cochina. Para Marlaska no hay nada más atractivo que Koldo, su marido, y es de esperar que lo mismo le suceda a Koldo cuando se reencuentra con Marlaska. Pero a mí, ni Koldo ni Marlaska me parecen atractivos, y ese parecer, en mi opinión, está amparado por la Constitución. Libertad de opinión y de expresión.

          Feísima era Lady Ashtor, la gran rival, listísima, de Churchill. Mujer de muy buena familia que por sus complejos, se abrazó a las izquierdas. Una tarde, Churchill, después de trasegarse dos copas de Armagnac llegó con pasos titubeantes al Parlamento. Lady Ashtor aprovechó la circunstancia.

           -Señor Churchill, lamento decirle que usted es un borracho-. Y Churchill replicó: -Y usted, fea. Mi problema se soluciona con una siesta, pero el suyo no tiene remedio-. Lady Ashtor no se dejaba vencer así como así. –Señor Churchill, si yo fuera su mujer, le pondría mañana cianuro en el café-. Y Churchill remachó: -Y si yo fuera su marido, me lo bebería-.

           Pues eso y nada más.

                                                  Alfonso USSÍA    

(Visited 31.476 times, 1 visits today)

Comparte:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

16 Replies to “FEÚCHA”

  1. Fernando José Fernández de Tejada dice:

    Lo he dicho en variadas ocasiones: no entiendo como es posibles que la tendencia de las izquierdas sea la fealdad.
    No hay mas que pasar revista y, como resultado, la mayora al calabozo, será casualidad. Salta a la vista, greñudos, sucios y feos, mas por dentro incluso que por fuera; y los que no lo son tanto se desfondan por lo hortera. Horteras de capitulo catedralicio, por lo ceremoniosos, con cirios e incienso, pero horteras rotundos como la copa de un pino castellano.
    Sin ir mas lejos, al habitante de La Moncloa los trajes parecen que le han dado de no, estrechos y escasos como si fueran del hermano chico. Su sastre, si es que lo tiene, debería volver de las largas vacaciones que disfruta y si no, mejor, le aconsejaría que cambie de tienda o de asesor, es un desastre; pocas veces el de-sastre esta mejor hilvanado que en este caso.
    Y ya no digo nada cuando intentan adornarse. Cuando lo hacen las ellas vistiéndose de galas para la ocasión; el resultado es para nota, es muchísimo peor. Visten como de cortinas arrugadas, esas que se recogen en horizontal, por intentar explicarlo de alguna forma, de abajo a arriba y que tanto gustan en las series caribeñas cuando quieren mostrar lujo a todo pasto. Son tremendas estas mozas, y si van repintadas, como el caso del tucán comunista gallego, es para que el Santo Padre, como ahora le dice y llama su visitadora, las excomulgue; en caso de que tuviera donde excomulgar. Cosa complicada, comunión católica con comunista es algo difícil de compaginar; pero con las extrañas cosas que se están viendo en estos tiempos por el Vaticano porqué no, todo es posible.
    A mi, cuando las veo, a pesar de todos los pesares, me gustan mas al natural, en su salsa, caigo mejor en la cuenta de lo que tengo delante, como la de bildu en el Congreso el pasado día de marras, cuando sonó el himno de la Guardia Civil, que presentación, que impacto, que presencia que no puedo detallar. Que mal diseñados están. En fin, si me dan a elegir, mejor están todas, todos y todes esos con sus capuchas, no es suficiente la mascarilla.
    Respecto a Marlasca, que diría el tartamudo: ca- ca, casi mejor que no salga. Después de la ultima de Otegui y lo del homenaje al asesino cuando acudió a declarar anteayer, se lo pediría por favor, como regalo de Navidad, señor ministro, todo con minúsculas, regálenos con su ausencia, váyase con Sánchez o con quien quiera, desaparezca de nuestra vista. GRACIAS.

    • Rosana dice:

      Sastres buenos, hay pocos. Uno de ellos, mi padre, ya jubilado, que se ríe de esos trajes y lamenta que su oficio este en vías de extinción. Y tiene razón, me dice que pronto no quedarán caballeros a los que hacer trajes. Hoy día la gente se viste en chándal y zapatillas.
      El Sr. Ussía es muy generoso y compasivo. Es fea a secas, sin más, fea como un «demo nejro» que diría mi abuela paterna.

    • Alberto dice:

      Querido Facha:
      Porqué no se mete vd su ilustración y facherio por el mismo sitio que su admirado D. Juan de Borbón le espetó a su anfitrión en aquella ocasión que estaba harto de “percebes”?
      Contada la anécdota por vd mismo. No tiene pérdida.

  2. Alfredo a pickman dice:

    Alfonso. Eres un artista y guapo. Un abz

  3. ENRIQUE PÉREZ-CASTRO dice:

    Genial Alfonso te vas superando a diario con el ejemplo de Ava Gardner lo has dejado cristalino.
    Feos y feas horribles muchos, muchas y creo muches y las manillas como la Montero con el odio y el sufrido abandono va para muy fea.
    Que le vamos a hacer.
    Feliz Navidad seáis como seáis y que se fastidia la del nombre impronunciable.

    • R. Martín dice:

      Insuperable como siempre.
      Gracias, Alfonso Ussía, por llamar las cosas como son, y por hacernos reír con el final de su artículo.
      ¡Feliz Navidad!, pese a quien pese.

  4. José María Jiménez Grande dice:

    El ingenio del Sr. Ussia es innato, una vez más lo ha dejao claro con estas comparanzas de la hermosura entre la especie humana, todas son buenas, pero la que se refiere al fraile Bergoglio es cumbre, porque la novedad, el jodio fraile con esa cara de repuntao, sobretodo cuando tiene que atender a gente nomal es patético, al contrario sonríe.
    ¡Felices Pascuas!

  5. Jesus dice:

    Alfonso ese odio,se te nota mucho.

  6. Manuel Cabrera Manzanares dice:

    Hay ciudadanos (en uso recomendado por la RAE) que les sienta mal el correcto empledo del idioma castellano cuando, sin ofender, se emplean adecuadamente calificativos, haciendo uso de la sorna genética que el señor Ussía heredó de su gran abuelo materno, quien por esa razón y por escribir en libertad fue asesinado por la coyunda sociomarxista, allende ha 80 años.

  7. Manuel Cabrera Manzanares dice:

    Empleo, en vez de empledo.
    Corríjanlo, por favor.
    Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos destacados

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO