PÁDEL MORADO

Dejar la política, comprar un chalé y jugar al pádel.

                La culpa la tienen las inmobiliarias y los constructores de chalés. No reparan en los estragos ideológicos que originan en mentes dulces y sencillas. Así se derrumban los proyectos. La Secretaria de Estado de Igualdad, la número 2 de Irene Montero, ha anunciado que abandona la política y deja su cargo en la dirección estatal de Podemos. Desea, según sus palabras, “tomar aire y seguir su camino”.

Para ambas cosas, ha adquirido un modesto chalé en las afueras de Madrid con casi tres mil metros cuadrados de parcela, una piscina, y amplio jardín en una de cuyas esquinas, puede construir una pista de pádel. Es lógico. Durante su quehacer político e institucional, ha multiplicado con holgura sus bienes patrimoniales, y una buena inversión es la manera más recomendable de mantener los beneficios de su encomiable trabajo. La pista de pádel, eso sí, se vestirá en sus paredes de color morado, en homenaje al partido de sus amores.

Sueño con la imagen. Partida de fin de semana, con el otoño aún soleado. Las cuatro con sus polos “Nike” o “Adidas” , pantalones cortos y zapatillas “Roger Federer”.  De un lado de la red....


Para seguir leyendo
el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

2 Replies to “PÁDEL MORADO”

  1. Fernando José Fernández de Tejada Simoes dice:

    Está claro. Tienes razón y ellas también.
    Todo esto no es mas que una cuestión de pelotas, en todas sus acepciones, sentidos y variantes. Donde, como, con quien y con que estilo jugar con ellas, según las exigencias del juego y categoría de los jugadores, ya es otra cosa. Depende de los gustos y habilidades de los jugadores; en este caso, claramente, jugadoras, entre ellas y ellas, menos mal, está la cosa el juego, su nivel, y los resultados. Para eso, y mas, estas angelitas tienen a su disposición todo un Ministerio de Igualdad. Igual, da. Eso es y no mas, casi nada, suficiente.
    Y claro que se van a poner moradas, de eso precisamente se trata, de que los “morados” se pongan “moraos” con las “moradas” mientras dan juego a las pelotitas. Porque, no nos engañemos, sin pelotas no hay diversión que valga. Quitemos las pelotas de este mundo y que nos queda, nada. Ni futbol, ni pádel, ni tenis, ni nada, ni jueguecitos de alcoba para que todas estas “moradas”, también ellas, entre ellas y con ellas, si no tienen a mano otra cosa mejor, se pongan “morás”. Que no tienen pelotas suficientes pues nada se recurre a las bolas chinas y asunto resuelto, a seguir poniéndose “morás”, disfrutando, que la vida hay que vivirla y son dos días los que quedan. Que una llama a la otra: “puta coja”, pelillos a la mar, te nombro Secretaria de Estado y asunto resuelto. Entre nosotras, sobradas donde las haya, eso no es impedimento para disfrutar de lo conseguido a base de ponernos, todas, “moradas”. Chalets, coches, asistentes, niñeras, amantes y bicocas de todos los tamaños y colores. Para que más.
    Quien se lo iba a decir, a todas estas, las hoy, ya famosas, “moradas”, cuando daban, sometidas, cambio en cajas de supermercado y oficios similares. Y da lo mismo que la una llame a la otra lo que quiera llamarla, y le salga de sus entretelas, lo importante son los chalets,- hasta con pista de pádel y piscinas con tinajas,- en urbanizaciones de lujo y muchos caminos para poder elegir evasiones, espacios y destinos.
    Nosotras lo valemos y que nos quiten lo bailado, para eso, precisamente, ya, nos hemos puesto “moradas”.
    Y como hoy dice Ussía:” Jo tía”.
    Buenos días.

  2. ROSANA NUÑEZ PARAMO dice:

    Bueno, no todo es conseguir el chalé, ahora lo tiene que mantener, y esas cosas tienen muchos gastos, yo diría que ha hecho mal en dejar la política, es el único lugar en el que de momento iba a seguir ganando mucho dinero sin pegar con un palo al agua y sin saber hacer la o con un canuto. A ver de donde saca ahora el dinero para los gastos de mantenimiento, personal de servicio incluido, si es que lo tiene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos destacados

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO