LEPANTO

Odian a España y su Historia con todo su ser.

             La batalla de Lepanto y sus maravillosas consecuencias –cortar en seco el avance del imperio turco y del Islam por Europa-, molesta mucho a este grupete de sanchistas y comunistas que gobiernan en España.  De ahí los esfuerzos que han acumulado para no celebrar el 450 aniversario de la gran gesta, comandada por Don Juan de Austria en el golfo de Lepanto.

Don Juan de Austria, hijo natural de Carlos I de España y V de Alemania, el Emperador por excelencia, que tuvo el buen gusto de despedirse de la vida en el Monasterio de Yuste. Su hijo, Felipe II, era físicamente igual de tapón que su padre, Carlos I, y sentía por su hermano natural una mezcla de admiración y de envidia. Don Juan de Austria, para aquella época, era un gigante que se acercaba a los 190 centímetros de estatura. Pero su estatura histórica ha sido infinitamente más grande.  Don Juan mandó la más poderosa escuadra para derrotar a los turcos, que enfrentaron a las naves de la cristiandad una escuadra tan fuerte como la de los buenos. Y séame permitida esa simpleza. Los buenos eran nuestros antepasados y lo malos, los turcos.

               Don Juan de Austria se rodeó de tres grandes capitanes.  Don Luis de Requeséns, don Alvaro de Bazán y el italiano don Juan Andrea Doria. Entre los combatientes cristianos, don Miguel de Cervantes. El Mediterráneo.....

Para seguir leyendo el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

6 Replies to “LEPANTO”

  1. Fernando José Fernández de Tejada Simoes dice:

    Magnifico y gratificante articulo. Felicitaciones.
    Solo una reflexión. Si no hubiera sido por el impulso y el tesón español la Leyenda Negra de España no existiría.
    España no necesita enemigos exteriores, con los interiores, los propios españoles que lo son, se basta y sobra.
    Estos indocumentados de ahora, si cabe, son peores aún: tienen la osadía que les proporciona el odio a no se qué y su propia ignorancia.

    A propósito. Creo que es una autentica maravilla la replica, exacta a escala, de la galera “La Real”, la de Don Juan de Austria, que se ha realizado en los talleres del Museo Naval de Madrid.
    Tenemos una historia grandiosa que unos cuantos mequetrefes, desgraciados e ignorantes pero con todo el odio y la mala leche del mundo, se empeñan en destrozar. No podemos permitirlo. De ninguna manera.

    Ayer oí unas declaraciones del impresentable Zapatero sobre el Rey D. Juan Carlos. Hace falta tener valor y ser un autentico sinvergüenza, con lo que ha hecho y sigue haciendo aquí y en Hispano América, para atreverse, él precisamente, a hablar del Rey. Es un psicópata. Lo malo es que no está solo, su alumno preferido está empeñado en superar al maestro y cada día nos regala nuevas indignidades; ya estamos en descarada compra de los votos de los menores, corrupción de menores en grado de tentativa. Espero que no se salga con la suya esta vez y el intento tenga efecto bumerang. Además, tampoco lo pagará, como todo lo demás que promete entregar cuando se le ocurre.
    Aún está el personal esperando los Doscientos Mil Millones que prometió al principio de la Pandemia.
    Alguien los ha visto. Serán extraterrestres y se esconden fácilmente. Seguro.
    Buenos días, con mis deseos de que no borren del calendario el 12 de Octubre. Casi con eso, tal como están las cosas, me conformo.
    Como sigamos así, bajando el listón, saltar el bordillo de una acera nos va a convertir en campeones de salto de altura. En esta España de hoy casi todo, por esperpéntico que parezca, es posible. Por no decir: todo. Un ejemplo:
    lo de la Catedral de Toledo que es para nota, de sobresaliente. Nos ha salido listo y espabilado este Deán, que tío.
    Y nuestro querido señor Arzobispo de Toledo, Primado de España, no lo puedo creer, de maitines.
    Espero que reaccione.
    Otra vez, buenos días.
    .

  2. ROSANA NUÑEZ PARAMO dice:

    Si sólo fuera Lepanto lo que se pretende olvidar. A mí lo que me fascina es lo de la nueva ley de animales. Todos analfabetos pero oye, con un cursito para la tenencia y cuidado de animales de compañía. Es todo muy cansado, tanta estupidez agota.

  3. Maria eugenia Lopez de lamadrid satrustegui dice:

    Estoy muy de acuerdo con el contenido de tu artículo y con la forma en que lo expresas¡
    Jueni

  4. Constantino Díaz Fernández dice:

    Magnífica lección de historia, como no podía ser menos. No obstante, y con el permiso de Ussía, quería hacer unas puntualizaciones en la parte que dedica a la Reconquista (recordatorio para analfabetos).

    El último rey visigodo, de la saga de los 33, que gobernaron gran parte de la península ibérica desde antes de la caída de Roma hasta la invasión musulmana, Rodrigo, probablemente no se estaba tocando el violón cuando se produjo la sangrienta invasión árabe (bereberes en su mayor parte). La invasión de “Hispania”, aparte de haber sido favorecida por la corrupción, la decadencia moral y las luchas internas en la corte visigoda (algo parecido a lo que nos pasa aquí, y ahora, 13 siglos después), también ha tenido, según una leyenda tradicional que circula desde la Edad Media, un componente sentimental: la seducción de Florinda la Cava, hija del conde don Julián, a la sazón gobernador cristiano de Ceuta, por el rey de Toledo, Rodrigo. No se sabe si por la fuerza o con su consentimiento (aquí hay varias versiones), la cuestión es que el rey se acostó con ella. Las consecuencias fueron funestas. El despecho de don Julián, por la afrenta recibida, de la que juró vengarse, le llevó a pactar con las fuerzas musulmanas que, en aquel momento, dominaban el norte de África, comprometiendo su colaboración para invadir Hispania. El resultado de todo ello fue que los musulmanes penetraron en la península, derrotaron en el campo de batalla a Rodrigo, al que dieron muerte (Guadalete, abril de 711), terminando así con casi trescientos cincuenta años de gobierno de los godos. De esta manera, los musulmanes dirigidos por el Califato omeya, iniciaron una invasión que culminaron en 15 años (711 al 726) y que duró casi ocho siglos, hasta la caída del Reino nazarí de Granada en el año 1492.
    Referido a los hechos anteriormente descritos, existe un romance medieval que reza:

    De la pérdida de España
    fue aquí funesto principio
    una mujer sin ventura
    y un hombre de amor rendido.
    Florinda perdió su flor,
    el rey padeció el castigo;
    ella dice que hubo fuerza,
    él, que gusto consentido.
    Si dicen quién de los dos
    la mayor culpa ha tenido
    digan los hombres: la Cava,
    y las mujeres: Rodrigo.

    Perdón si me he extendido en la puntualización, pero no he podido hacer una menor síntesis; es más, he dejado, por razones obvias, muchos detalles en el tintero.

    Saludos.

  5. Miguel García Muguiro dice:

    ¡Islas del Guadalquivir,
    Donde se fueron los moros
    Que no se quisieron ir!
    ———————————-
    “…Un jinete vaquero
    pasea con su garrocha y su
    moruna silla…
    ¿Será un abencerraje…o un moro guerrillero
    que no quiso entregarse al
    conquistar Sevilla…?”

  6. Carmen Martínez Rodríguez dice:

    Como siempre, una verdadera delicia leer su artículo don Alfonso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos destacados

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO