LOS AFORADOS

Y en España, 17.621 de personas que gozan de los beneficios del aforamiento. ¿Cómo puede haber tantas?

             Deseo darme de alta en la relación de Aforados. Ayer acudí a Santander, y visité la Delegación del Gobierno. Me recibió una funcionaria con evidentes muestras de hastío. –Me quiero aforar-; - de acuerdo, pero antes debe decirme qué es usted para que su aforamiento sea legal, viable y justo-; - oficialmente no soy nada, pero me considero apto-; -eso lo tenemos que considerar nosotros-. Fui despedido de la Delegación del Gobierno.

           Lo intenté en la sede del Gobierno de Cantabria, en el Ateneo de Santander, en el Real Club Marítimo, en Decathlon y en el almacén principal, ya en las afueras, de latas de anchoas. Nada que hacer. Sólo en Decathlon me ofrecieron gestionar mi solicitud de aforamiento si adquiría una mesa de ping-pong, cuatro raquetas, tres estuches de bolas y una zapatillas para hacer senderismo. Un precio excesivamente alto. En principio me negué, pero estoy dándole vueltas al asunto.....

Para seguir leyendo el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO