EL SINDICADO

Puede parecer un lío, pero no lo es

                Es de Podemos y dice llamarse Sergio García Torres. Por lógica deductiva, si dice llamarse Sergio García Torres, tenemos que dar por bueno que se llama Sergio García Torres.  Su cargo oficial es de alto rango. Director General de Derechos de los Animales. Una Administración que carezca de una Dirección General de Derechos de los Animales carecería de sentido histórico. Percibe al año, en contraprestación a su fundamental labor, 80.000 euros, que se me antojan pocos euros para la gran cantidad de animales cuyos derechos defiende. Sólo los derechos, no los deberes, que en ese aspecto los animales son bastante frescos.

              Don Sergio no sólo defiende los derechos de los animales. Se entrega de cuerpo y alma a meditar respecto a su futuro. Madruga para ser el primero en llegar a su despacho. Como el despacho es exclusivamente suyo, todas las mañanas es el primero en llegar, y se ha ganado el respeto de sus asesores y subordinados en la Dirección General. A las 11 en punto, sin retrasarse ni un minuto, se sienta en su sillón de Director General y despacha cosas de los animales.

               De cuando en cuando, con el coraje que le caracteriza, se dedica a hacer declaraciones. Recientemente nos ha aportado una sorprendente revelación. Don Sergio no da puntada sin hilo, y ha afirmado que a determinados animales no se les puede definir como “animales de trabajo” porque no están afiliados a un Sindicato. Sus palabras , rigurosamente textuales, así lo demuestran, “ No podemos hablar de animales de trabajo, porque para que un animal trabaje, tiene que tener conocimiento de que está trabajando, e incluso la posibilidad de sindicarse. Son animales asociados a los trabajos o a tareas específicas. Así lo determinamos nosotros”. Omite explicar quiénes son esos “nosotros”. Pero un olvido lo tiene cualquiera.

              Es decir, que un burro o un mulo de carga, o mismamente una pareja de bueyes que tiran de un carromato, para ser considerados animales de trabajo, tienen que tener conocimiento de lo que cargan y de las características del carromato, con independencia de su voluntad de sindicarse. Don Sergio si está sindicado, faltaría más, pero ello no significa que el Director General de Derechos de los Animales sea un animal de trabajo, porque afirmar tal cosa, en principio, podría interpretarse como una falta de respeto o una frivolidad injusta. Lo que nadie puede poner en duda es que don Sergio tiene conocimiento de que está trabajando y está sindicado. Y eso es prueba irrefutable de su manifiesta superioridad intelectual respecto a los animales de trabajo, que no son de trabajo porque ignoran que están trabajando. Puede parecer un lío, pero no lo es. El lío se montará cuando en las sedes de los sindicatos de clase, el socialista de UGT, el comunista de Comisiones Obreras y el podemita cuyas siglas ignoro, se vean obligados a abrir una ventanilla de sindicación a los animales de trabajo que tengan conocimiento de que trabajan y decidan sindicarse, bueyes, mulos y burros, preferentemente, sin menospreciar a los caballos, las cabras y las ovejas, que trabajan – me refiero a las últimas- para proporcionarnos la lana y una amplia gama de quesos.

          Y las vacas. En este punto, don Sergio es inflexible, y defiende a vacas, cabras y ovejas con rotundidad por ser víctimas de maltrato animal. “El hombre es el único mamífero que roba la leche a otras especies”. Se llama Sergio García Torres, es Director General, percibe 80.000 euros al año, y está sindicado. Lo último nos alivia y tranquiliza.

                                   Alfonso USSÍA

(Visited 2.045 times, 1 visits today)

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

5 Replies to “EL SINDICADO”

  1. David Sanz Ortega dice:

    A Sergio García Torres no se le puede llamar animal de trabajo porque quizás se pueda sentir ofendido , no por lo de animal pero si por lo de “ de trabajo” levantándose a las 11. No se quien lo decía pero en España no cabe un tonto más.

  2. ROSANA NUÑEZ PARAMO dice:

    Hombre, pues en lo de ” el hombre es el único mamífero que roba leche a otras especies” igual tiene razón, mira que veo yo documentales de la 2 y no he visto nunca que una vaca robe leche a otra vaca, pero quizá sí, ay no sé, no sé, ya estoy en dudas, esto merece un estudio en profundidad. Ya me ha dejado pensando toda la mañana en este tema. Merece hasta un simposio diría yo: ” Estudio diacrónico del comportamiento delictivo en mamíferos terrestres”. Ya sólo por esa afirmación merece los 80 mil al año. Pobrecito, cuánto trabaja y qué duramente y lo más importante, qué gran legado va a dejar a la humanidad.

  3. Fernando José Fernández de Tejada Simoes dice:

    No me extraña que se extrañe este pesebrista de la exclusión, a la vista de la enorme cantidad de animales que hay en los sindicatos. Y al frente de ellos, mas. Es lógico que echen de menos a todos sus primos hermanos de cuatro patas y quieran meterlos en la misma cuadra si, estos si, quieren trabajar. Que tengan cuidado los animalitos, cualquier día los tachan de esquiroles.
    Sobre el tema de “robos de leche”, de la buena y la mala,- es decir de los alimentos y retribuciones que corresponden a otros y de los que se apropian aquellos a los que no les corresponde,- los Sindicatos saben hasta hartarse y no solo de leche precisamente. Los dirigentes sindicales, de UGT y CCOO, son auténticos expertos,- además de en inmobiliarias y mariscos, langostinos de Sanlúcar en Bajo Guía y esplendidas langostas y bogavantes ,- en robar el pienso a sus semejantes. No digo nada ni hablo de “carabineros” por sus connotaciones. que pueden asustar a algunos al relacionarlo con tricornios y lo que eso puede significar para mas de uno.
    Se lo pueden preguntar, si tan ignorantes son algunos de los sindicados, a sus liberados, campeones en no dar un palo al agua, y dirigentes de Madrid y Andalucía. Se enterarán de sabrosas historias, escúchenles y disfrutaran. Luego, si quieren, nos cuentan a los demás algo de lo que les cuenten, si les cuenta la verdad, dudoso ejercicio por esos lares, de las experiencias vividas, incluso en París. Que les cuenten, que les cuenten y no se corten.
    También los que les pagamos sus suculentos sueldos, chollos y prebendas, tenemos derecho al disfrute, al menos de oídas. Vamos, creo yo.
    Y hablando de enterados. Hoy, por ayer, la Audiencia Nacional no dejará que cerremos la boca y le da un buen repaso al reciente Don de su Doña, melenita mas o menos suelta al viento. Hola juez, o juez Hola, como quieran. Bien pensado hay que ver lo bien que se lo pasan algunos de estos chicos de la Audiencia con sus dones y doñas respectivas, tal delgadas ellas, envidia de marlaskas y demás.
    Este ultimo, y ya esto no es broma, es de juzgado de guardia. Me pregunto: Aún queda algún preso de Eta fuera de las proximidades de las Vascongadas. Si esto no es prevaricación, se arrima, mas que acerca, demasiado. Por no hablar de la ofensa que supone para todas las victimas del terrorismo, para toda España menos para ellos, los terroristas y su entorno; al que, por lo que estamos viendo, no es ajeno el Ministro y por tanto el Gobierno en pleno.
    Lo que estamos viviendo en España en los últimos años, que barbaridad, y vamos, por lo que parece, a mas.
    Buenos días.

  4. José Miguel Moreno dice:

    He denunciado en esa oficina de los derechos de los animales que tan honorablemente preside el Sr. García, a mi vecina porque se queja de que los perros se mean en su puerta.
    ¡Que desfatachez! la de mi vecina, prohibir a estos inocentes animales que hagan sus necesidades cuando lo necesitan y tener que aguantarse hasta la siguiente puerta con el riego de engordar su prostata animal.
    Abren a partir de las 12 (porque tengo entendido que se lavanta a las 11) y cierran las 12:30, despues hay un cartel que dice: “nos hemos ido al campo a regurcitar con la vacas, disculpen las molestias”

  5. Francisco Perdomo Gallego dice:

    Espectacular.
    Cuando el demonio no tiene nada que hacer mata moscas con el rabo.
    Perdonad, este mequetrefe, por razones de su cargo, sólo las atonta.
    Con ambientador, supongo…
    El insecticida lo utiliza para cerebros estructurados, como los de sus víctimas sociales.
    Primeras lecciones, aprendidas de su psicópata enchufador, Sánchez.
    El necesitaría gas butano, en bombona, claro.
    A ver si con el golpe, como los antiguos televisores, tiene compostura.
    Elemental, querido ceporro.
    Mis perros, con más inteligencia y empatía que él, han delegado sus derechos en mí.
    De momento para no ofender su valía, no les he contado, lo que dice su congénere humano del gobierno.

    Ussia, que bien me cuentas los chistes negros.

    Groucho, ya lo decía, cuanto más conozco a los hombres, más quiero a mi perro.
    Imaginaros, si los humanos que hubiera conocido, fueran moralmente abyectos, como nuestros mindunguis gobernantes.
    Parece que cumplen su lema sanchista, los animales al poder.
    Por eso se lamen entre ellos.
    Copiones…

    La etología, los define muy bien.
    A los perros.
    A ellos, que lo haga la psiquiatría.
    Antes de que su mal sea más contagioso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos destacados

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO