ECOLOGISMO ZUMBADO

Muchos jóvenes ecologistas sufren una nueva enfermedad mental. La ecoansiedad.

         Cuando cayó el muro de Berlín, derribado desde la zona oriental berlinesa por miles de víctimas del comunismo, huyeron a millares de la gran mentira, de la farsa, y se cobijaron en otros embustes más llevaderos. Muchos comunistas se sintieron engañados y deshabitados y encontraron cobijo, principalmente, en el feminismo radical y el ecologismo “sandía”, muy verde por fuera y muy rojo por dentro. Se reencontraron familias separadas por el muro durante decenios, y la hospitalidad y el abrazo de los alemanes libres a sus hermanos recién liberados de la cárcel comunista fue ejemplar. En los parabrisas de los coches “Lada” del comunismo, se apilaban billetes de marcos que dejaban los occidentales a los orientales y que nadie osaba apropiarse de ellos. Y una curiosidad. En los supermercados de Berlín Oeste, se agotaban a primera hora de la mañana los plátanos. Sabían que existían, pero los plátanos no entraban en los planes quinquenales leninistas, y los hijos de la mentira tuvieron la ocasión de probarlos en su nueva libertad.

            El ecologismo “sandía”, que nada tiene que ver con el científico y naturalista, se extendió por Europa y el mundo. El camarada animal, el camarada árbol, el compañero mar y el compañero cambio climático. El agujero de la capa de ozono, que llevaba millones de años agujereando la capa, se convirtió en el aliado imparable. La caza fue perseguida, y en determinados países, prohibida, y se sucedían anécdotas irritantes. En Extremadura, un ganadero....

Para seguir leyendo el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

5 Replies to “ECOLOGISMO ZUMBADO”

  1. ENRIQUE PEREZ-CASTRO ELLENDT dice:

    Es un sin sentido tan ENORME que cuesta creer que no estamos viviendo un sueño y que al despertar todo volvera a la razonable normalidad.

  2. Fernando José Fernández de Tejada Simoes dice:

    Se le podría llamar a este movimiento, sin miedo a equivocarse: Idocia colectiva. Desde aquellos ecologistas coñazo, de los que ya hablaba A. Ussía hace muchos años, a estos terroristas ecologetas,- nótese la terminación eta,- mas guarros que la manca; por donde pasan hay que mandar a las brigadas de limpieza. Como en el Parque de Berlín, en Madrid, este ultimo fin de semana. Que vaya espectáculo. Luego, estos, son los mismos que salen chillando para salvar el planeta de la contaminación. Cafres.
    Esto me lleva a unas observaciones, incluso reflexiones.
    Tratamos los distintos problemas, a nivel general, según nos apetece. En nuestro caso, en España, mejor dicho, como le apetece y conviene, casi siempre, al gobierno fálico que tenemos.
    Así. Que un golpista está en Cerdeña y se le detiene,- en un ejercicio de esperpento jurídico-político, digno de Mortadelo y Filemón,- el suceso tiene, automáticamente, cobertura mediática al máximo, todos los medios volcados en la juerga. Cuando realmente el jolgorio del que deriva el problema, creado exprofeso, podría haber tenido, desde su principio, una facilísima y lógica solución; aplicación de verdad, no descafeinada y coja, del Art. 155 de nuestra Constitución, con todas sus consecuencias, y este pájaro, junto con todos los demás, nunca hubiera salido del nido y volado a meter la pata por los cielos ajenos.
    Que se produce un atentado terrorista en un pueblo perdido, allá por Murcia, en un extremo de España, donde además del Terrorista, Islamista como siempre, muere un señor y esto no conviene que transcienda, pues silencio prácticamente total. Todos los medios mudos, nada. Reseñas aisladas en los de menos cobertura.
    Sabe alguien como se llama la victima que murió arrollada por el terrorista mientras comía en la terraza de un bar de ese pueblo, no. Verdad que no, no lo sabe nadie porque conviene silenciar que se ha producido un nuevo atentado en España. Silencio. Se pasa pagina y punto. El fallecido para los suyos y poco o nada mas. Al gobierno pro islamista que tenemos, no le conviene que trascienda.
    Que los jóvenes se desmadran en botellones por toda España. Se trata como si estuviéramos ante hechos aislados, anecdóticos, a pesar de los múltiples heridos, destrozos millonarios y detenidos, pocos, con motivo de esos botellones.
    Se pasa de puntillas a pesar de los apuñalamientos salvajes como los del Parque de Berlín , en Madrid y los robos y destrozos masivos de Barcelona y otras muchas ciudades españolas.
    Y así estamos, solo nos quejamos, impotentes, empezando por la propia policía. Que barbaridad. Nos quejamos de que un fin de semana y al siguiente también los desastres, consecuencia de estos botellones, macro botellones y mega botellones, disfrutados por auténticos animales, de ambos sexos, arrasen puertos, parques, plazas y jardines. Como es posible.
    Quienes se quejan. Esa es la pregunta: Quienes son, somos, los quejumbrosos, incapaces. Que educadores, de toda esta amplia generación, padres,- incluso de los padres de estos niñatos de los botellones salvajes,-maestros, catedráticos, educadores en general, quienes, desde cuando y como, han, hemos, educado tan terriblemente mal a esta generación que ahora se dedica a destrozar las calles y a destrozarse, muchos, a si mismos. Es una cuestión de educación.
    No se de que nos quejamos ahora, de que y porqué protestamos. Este es, solo, el resultado. El lógico resultado de cuanto algunos, en general, han venido sembrando, porque así lo han querido hacer, conscientemente, todos estos años atrás. Es la cosecha, la estamos viendo, recogiendo y padeciendo.
    Que esperábamos. Pues esto, lo que tenemos y “disfrutamos” con toda la salud posible y la paciencia que Dios nos dé.

    Buenos días.

  3. Fernando José Fernández de Tejada Simoes dice:

    Se me olvidaban,-son tantas las cosas y las incomprensibles barbaridades,- las menores tuteladas de Baleares.
    Con ellas pasa lo mismo, nada. No interesa que pase. Ni Comisiones de Investigación, que la verdad no sirven para nada, pero algo es algo, ni gaitas. Nada.
    Como con la tal Sra. Oltra en Valencia y el asunto del delincuente, condenado, de su marido. Nada de nada, ahí sigue. Imaginen la cosa si ambas hubieran sido con el del PP en lugar de con los actuales del PSOE. Troya.
    Vaya cabestros que tenemos tutelando y dirigiendo el cotarro. Empezando por Moncloa.
    Y claro que hay responsabilidades, penales.
    En fin.
    Buenos días, de nuevo.

  4. Fernando José Fernández de Tejada Simoes dice:

    Errata. Es IDIOCIA. Aclarado, me comí involuntariamente una ” i “, en el arranque de mi primer comentario. Perdón.

  5. Constantino Díaz Fernández dice:

    Estimado sr. Ussía:
    Como es habitual, en prácticamente todos sus artículos, siempre pone el dedo en la llaga, y, además, lo hace con su peculiar y mordaz estilo, pero dañando lo justo. Mano de hierro y guante de seda. No obstante, como el errar es humano, creo que en este artículo hay un error. Dada su trayectoria, es de suponer que habrá sido obra del diablo Titivillus, que, como es sabido, introduce errores en el trabajo de los escritores al igual que el sabio Frestón lo hacía con sus encantamientos a don Quijote. Concretamente, me refiero a la frase “No se puede cazar un lobo pero sí asesinar a un niño a pocas semanas de nacer”. Dado que no tengo constancia de que, en ningún caso, se haya autorizado asesinar a un niño a las pocas semanas de nacer, tengo que entender que habrá querido decir ” a las pocas semanas de ser concebido”. En cualquier caso, como siempre, le felicito por el artículo, sin que el presunto “lapsus cálami” lo empañe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos destacados

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO