PUENTE Y EL PUENTING

hacer un “puenting” sin ser Puente es más complicado

                José Luis Alvise es un implacable tábano que vuela sobre la corrupción. Pica y hace daño. Muchos le aborrecen. Otros le agradecen su habilidad, su arrojo y su esfuerzo. Me encuentro entre los segundos. Ha sorprendido al faltón alcalde de Valladolid, el compañero Puente, al volante de un Mercedes cuyo precio de compra merodea los 170.000 euros. Parece ser que Puente se lo llevó para disfrutar de un ídem y cuando ha sido cazado por Alvise, se ha justificado con la claridad que le caracteriza. “No sabía que ese coche era de esa empresa”.

Lo cierto es que Puente puede tener razón. Como es el alcalde de Valladolid, si las necesidades del descanso y del amor apremian, está autorizado a entrar en todos los garajes de la vieja Pucela, elegir el coche que más le guste, y conducirlo hasta el nido de la pasión sin estar obligado a pedir permiso a su propietario, sea éste un particular o una empresa cualquiera. A partir de ahora, hacer un “puenting” no será lanzarse con una goma elástica desde un puente al vacío, sino llevarse un coche sin saber de quién es el coche, porque siendo el alcalde.....

 

Para seguir leyendo el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

3 Replies to “PUENTE Y EL PUENTING”

  1. Fernando José Fernández de Tejada Simoes dice:

    Y tanto. Quejas aparte, las dos Españas de hoy están claras.
    Por un lado, CAMPOS ínclitos y ubérrimos, que diría el poeta, en los que pastorean libres y saltarines, como vaqueras de la Finojosa en alegres prados, los PSOE/PODEMITAS/SEPARATISTAS/TERRORISTAS que disfrutan de maretas, doñanas, quintosdemoras y waterloos varios. Donde “asan vacas”, con el dinero que les sobra y se ponen coloraos y hasta moraos de langostinos de Sanlúcar entre otras y múltiples prebendas más, por y con la cara mas dura que puedan imaginar. “Aigas” incluidos que les llevan cómodamente a disfrutar de los mas altos placeres de la carne y demás gozos, sin limite ni oposición que les estorbe ni ensombrezca.
    Por el otro, en ERIALES pedregosos, esquilmados, vigilados, controlados y exigentes, con la Hacienda las leyes en malas manos sobre ellos, están, estamos, TODOS LOS DEMÁS, los no incluidos en la exclusiva y exhaustiva lista, en mayúsculas, anterior, que intentan, intentamos, bajo la atenta y confiscatoria mirada de los integrantes de esa misma lista y sus controles, sobrevivir a esta “dictadura democrática”, acomplejada, temerosa e insignificante, en la que nos estamos convirtiendo y que tenemos impuesta por la generosidad de nosotros mismos. Incomprensible.

    España vive en un autentico abuso de autoridad mal entendida, en un cachondeo, que denunció en su día, Pacheco, aquel malogrado alcalde de Jerez.

    El tal Sánchez, en Lanzarote, cada vez recuerda mas a los Noriegas y Trujllos de turno, bananeros donde los haya.
    No le hace falta ni el Panamá.
    Y los españoles tan contentos, a Benidorm y Torrevieja a pedir otra de gambas y luchar a brazo partido por una parcela en la playa.
    Que pena, que imagen tan penosa estamos dando, ante nosotros mismos en primer y principal lugar, luego ante los demás.
    Mañana, Dios dirá. Los volverán a votar.
    País, que diría Forges.

  2. alberto mallofré sánchez-pantoja dice:

    “Desde que fui expulsado por opinar libremente de La Razón…”

    Será: “Desde que fui expulsado de La Razón por opinar libremente.”

    ¡Ay, esa redacción…!

  3. alberto mallofré sánchez-pantoja dice:

    “El coche del presidente DE LA MISMA.”

    Lo de “de la misma” sobra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos destacados

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO