ABUELITA GRETA

Tan sólo lamentar su prematura ancianidad, su fealdad creciente y su antipatía chocante.

            A la abuelita Greta Thunberg  se le ha agrietado el rostro. En dos años ha envejecido como en cuarenta. Hasta los idiotas universales del neo-ecologismo sandía le han abandonado. Un tostón de niña-abuelita. Ahora le ha dado por la carne, como a nuestro tonto. “Se avecina un caos mundial si seguimos consumiendo carne”, ha dicho la avejentada nórdica.

Pasa con los niños-prodigio, que no son tan niños y cuando les crecen los pelitos en las piernas, desaparece el presumible prodigio. De niño, yo conocí a un niño-prodigio de verdad, Pierino Gamba, un italiano de nueve años capaz de dirigir una orquesta sinfónica. Acompañé a mi madre a uno de sus conciertos matutinos en el Teatro Monumental de Madrid, en el que dirigió a la Orquesta Nacional de España. Asombroso. Pero pasaron los años, y Pierino se convirtió en Piero....

Para seguir leyendo el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

2 Replies to “ABUELITA GRETA”

  1. alberto mallofré sánchez-pantoja dice:

    Pippi Calzaslargas es un personaje delicioso que nos hizo felices a muchos.

    Y es “vikingos”, no “viquingos”.

  2. Fernando José Fernández de Tejada Simoes dice:

    Niños.
    Pero quienes, ellos, con la nena por delante, como mascarón de proa, o nosotros que picamos como pececillos en el cebo que nos ofrecen.
    Permitirme que ponga en serias dudas nuestras capacidades.
    Lo siento, me da vergüenza ver en el espejo el reflejo actual de nuestra tan traída y llevada sociedad occidental, europea y cristiana.
    Los cubanos han tardado en reaccionar, ahora lo intentan. Espero que nosotros, los europeos, no tardemos tanto tiempo. Entre otras razones porque, señores, no lo tenemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO