EL ALCALDE DE MADRID ACCEDIÓ A HOMENAJEAR CON UN TÍTULO MADRILEÑO A ALMUDENA GRANDES PARA APROBAR LOS PRESUPUESTOS

Os quedaréis sin calles. Todo Madrid es Almudena Grandes.

Así  lo reconoció. Una lindeza de la coherencia. Posteriormente, el ministerio de Transportes bautizó con el nombre de la referida autora erótica a la estación de Atocha. Sólo falta que el Palacio Real de Madrid pase a denominarse Palacio Real-Almudena Grandes,  y el Museo del Prado, Museo del Prado-Almudena Grandes.

            Hay un movimiento social en Madrid para influir en el Alcalde para que protagonice una buena acción. Dedicar una calle, o una plaza, o una travesía, a Toni Leblanc, el genial actor que cubrió una larga época brillando en el cine, el teatro y la televisión de la mano de su extraordinario humor. Toni Leblanc, si no me equivoco, nació en el Museo del Prado. Del mismo modo que un genial torero madrileño, Antonio Chenel “Antoñete” lo hizo en la plaza de Toros de Las Ventas del Espíritu Santo. Ignoro si “Antoñete” ha recibido del Ayuntamiento de Madrid-Almudena Grandes, algún regalo de memoria, recuerdo o cariño. Se lo merecería con creces. De Toni Leblanc tampoco se sabe nada. He consultado con el callejero de Madrid-Almudena Grandes y no me he topado con los nombres de esos dos extraordinarios madrileños....

Para seguir leyendo el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

Comparte:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

4 Replies to “EL ALCALDE DE MADRID ACCEDIÓ A HOMENAJEAR CON UN TÍTULO MADRILEÑO A ALMUDENA GRANDES PARA APROBAR LOS PRESUPUESTOS”

  1. Constantino Díaz Fernández dice:

    La verdad es que este artículo, por otra parte acertado, viene un poco retrasado. Cabe recordar, que fue el pasado día 3 de marzo cuando se tomó el acuerdo de que a la estación de Atocha se le añadiera el nombre de Almudena Grandes, al igual que también cambiaron la de Chamartín incluyendo el de Clara Campoamor. Y esto, si nos atenemos a las declaraciones de la ínclita Raquel Sánchez Jiménez, a la sazón ministra de turno con la cartera de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, no es más que el principio. En declaración pública de la aludida titular, cuando anunció los antedichos eventos, hizo, de forma categórica, el siguiente manifiesto: «A lo largo de este año vamos a poner nombre de mujer a las principales estaciones de nuestra red». «Merecemos una España que reconozca a sus mujeres» (SIC). Dicho lo cual, y dado la cantidad de féminas que, representando a determinados sectores de la izquierda, se destacaron, para bien y mal, a lo largo de nuestra más reciente historia, tendremos que prepararnos para lo que nos venga, que, procediendo del Gobierno, seguro nos deparará alguna que otra sorpresa.

    No se puede interpretar que tenga algún prejuicio contraído de oposición contra las mujeres. No padezco de misoginia. Reconozco los méritos de las personas sin distinción de género; lo que ocurre, es que no suelo comulgar con ruedas de molino, y, por ende, no puedo admitir que pretendan darnos gato por liebre. En el caso de Almudena Grandes, una «reconocida demócrata» que ha manifestado que «el PSOE gobierna por primera vez en España sin complejos» (¡qué sarcasmo!), y nos dejó declaraciones tan patentes de su indubitable condición como que “fusilaría cada mañana a dos o tres voces que la sacaban de quicio” (SIC), la verdad es que, sin entrar en méritos literarios, su condición humana me parece bastante miserable. No así el de Clara Campoamor, que, después de leer su libro «La revolución española vista por una republicana» (notoriamente soslayado por el PSOE, dado que desmonta muchas de sus falsedades sobre la Guerra Civil), me parece que, independientemente de su ideario político, siempre respetable, estimo que ha sido una mujer valiente y honesta. Opiniones aparte, a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César.

    Pax vobiscum

  2. alberto mallofré sánchez-pantoja dice:

    Es TONY Leblanc, no Toni. Por lo demás, de acuerdo.

  3. ROSANA NUÑEZ PARAMO dice:

    Qué cansino es el sectarismo de todos estos que nos gobiernan. Son muy previsibles, la verdad, no sé como sus opositores políticos no se adelantan a sus jugadas, porque ya se sabe lo que quieren. En fin, cada día más asqueada de estos politicuchos miserables.

  4. pedro pablo ayuso torcal dice:

    Por dar alguna idea:
    Nuestra Señora de la Almudena- La Pasionaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO