ALCARAZ

Alcaraz juega al tenis con menos de veinte años con el mismo vigor, maestría y coraje que el mejor deportista español de todos los tiempos, que se llama Rafael Nadal.

           Es una pena que nuestro joven y ya grandísimo tenista Carlos Alcaraz no tenga una “t” incrustada en su apellido para llamarse Alcatraz. En los Estados Unidos, y muy especialmente en los asentamientos españoles de California, como Los Ángeles, San Francisco, Santa Mónica y un larguísimo etcétera, esos detalles dan mucho morbo. El torneo que está disputando también se celebra en la españolísima Florida, costa este  americana. Pero no nos vamos a lamentar por esas tonterías, cuando la referencia es un tenista extraordinario, joven, murciano, al que todos los entendidos le han concedido la herencia de Rafa Nadal.

             El pasado miércoles, Alcaraz jugó como los ángeles, en esta ocasión con minúscula, contra el griego Tsitsipas, que es un fenómeno. Lo mejor que tiene Tsitsipas, además de su tenis, es a su padre, que se llama Apóstolos, y le pega unas broncas descomunales, atenienses, a su hijo cuando éste pierde. Los padres no ayudan, y menos aún cuando sus finanzas dependen de los raquetazos de sus hijos. El padre de Rafa Nadal acude a muchos de los partidos importantes de su hijo, pero jamás le ha pegado una bronca. Mi padre, cuando yo fui tenista, no sólo se negaba a perder el tiempo viéndome jugar. Creo que no se enteró de que yo...

Para seguir leyendo el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

Comparte:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO