AY, MALENI

En el mes de enero, el Gobierno decide las cantidades a repartir entre las televisiones, radios, diarios impresos, digitales y agencias informativas.

              Era Felipe González presidente del Gobierno, y Maleni Álvarez , qué gran carácter, nos regaló su primer abuso. En aquellos tiempos su abuso se convirtió en escándalo nacional. Hoy, carecería de importancia. Iberia ya se había fusionado con Aviaco, pero operaban por separado. Y Maleni, decidió que tenía derecho sobrado a viajar con toda su familia gratis. Minucias socialistas. Las nubes del olvido envolvieron su figura y al poco tiempo surgió como consejera de la Junta de Andalucía. Allí también estuvo a un paso de ser envuelta por las nubes del olvido, pero le cayeron sobre su cabeza todos los ERE del mundo.

No obstante, cuando se produjo el golpe de Estado encubierto en la tragedia del 11-M, y llegó Zapatero al poder, nombró a Maleni ministra de Fomento. De la “turborreactora” pasó a llamarse “La Catenaria”. Con esa guasa malagueña que le caracteriza, manifestó públicamente su deseo de colgar de la catenaria a Esperanza Aguirre, por aquel entonces presidente de la Comunidad de Madrid. Pero también se le derrumbó algún túnel en construcción en un tramo del AVE. Cuando Maleni quiso apercibirse de su situación, ya era tarde. Y fue imputada, junto a Griñán, Chaves y altos mandatarios de la Junta de Andalucía por el barullo de los ERE. Y no le salió bien la jugada. Ha sido condenada a nueve años de inhabilitación y a 29.000.000 de euros a pagar por responsabilidad civil. Lo fue todo en el PSOE, y el PSOE la abandonó, como acostumbra a hacer el PSOE con los socialistas que cumplen a rajatabla las directrices del....

 

Para seguir leyendo el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

Comparte:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

2 Replies to “AY, MALENI”

  1. ROSANA NUÑEZ PARAMO dice:

    Los informativos desinforman, los periodistas en su mayoría están apesebrados y pastan como el rebaño en las mentiras repetidas hasta la saciedad del gobierno y adláteres. Lo de A3 es impresionante, recuerdo a Sandra Golpe diciendo memeces en pleno confinamiento, y ahora Vicente Vallés con esa cara tan seria de funeral que tiene, se dedica a tomarnos el pelo a los televidentes. No se puede ver la tv, ya ni la 2, han cambiado la programación y de esos maravillosos documentales de animales, han pasado a un nuevo formato que es una auténtica basura importada.
    Da mucha pena el país en el que vivimos, y esto no ha acabado aún. Esto va a quedar como un erial.
    Buen día.

  2. Constantino Díaz Fernández dice:

    La derecha española, actualmente representada mayoritariamente por el PP, siempre timorata de cualquier crítica que le pudiera llegar desde la izquierda, cargada de complejos como si hubiese sido responsable del Diluvio Universal, pusilánime en su discurso y con escasa facultad para defender sus valores, hace tiempo que ha cedido a su oponente tanto la autoridad moral como la capacidad de discernir lo que es, o no, políticamente correcto. La izquierda, con el PSOE como fuerza preponderante, por contra, consciente del talón de Aquiles del PP (de momento trata de hacer irrelevante a VOX), siempre a sabido estar al quite para rentabilizar cualquier desliz de la derecha, por pequeño que sea, mientras que ha demostrando gran habilidad para poner en valor hasta sus más exiguos éxitos, al tiempo que, apoyándose en todos los medios de comunicación afines, mantenidos con generosas prebendas y no escasos privilegios, ha tenido la pericia de ocultar, o al menos de minimizar, sus más estrepitosos fracasos. Un ejemplo claro lo tenemos con la tan traída y llevada corrupción, que afectando a ambas formaciones, incluso con más fuerza e incidencia en el PSOE, la labor de difusión interesada, y los calculados silencios ejercidos por este último, hacen que la percepción de los ciudadanos quede muy distorsionada, inclinando la balanza a su favor. En este orden de cosas, lo de Maleni no es más que una anécdota.
    Sabido es, igualmente, que el PSOE no sólo es maestro en ocultaciones y/o tergiversaciones de los hechos, también lo es en reescribir la historia para adaptarla a su favor. Basta con ver como trata los hechos históricos más relevantes del último siglo de la historia de España, como la Revolución de octubre de 1934, promovida por el PSOE y UGT, con Largo Caballero e Indalecio Prieto como principales responsables, o el asesinato de José Calvo Sotelo, líder indiscutido de la derecha antirrepublicana, a manos de miembros de la escolta de Indalecio Prieto ligados al PSOE, hecho que fue detonante para el desencadenamiento de la tristemente recordada Guerra Civil Española, durante la que se cometieron aberrantes atrocidades y asesinatos entre personal no combatiente, particularmente en el bando republicano, y que, «la nueva historia» reescrita «ad hoc» por el PSOE, adjudica al otro bando. El libro, nada sospechoso por ser escrito por Clara Campoamor, «La Revolución española vista por una republicana», narra, de forma descarnada, lo sucedido en la retaguardia del bando republicano, algo que los socialistas quieren ocultar.
    Un intento más para adaptar la historia fielmente a lo que le interesa al PSOE, y que, si finalmente prospera, no sólo nos obligará a aceptar las cosas tal como las escriben y no como sucedieron, sino que nos podrá acarrear consecuencias de tipo civil, o incluso penal, en caso de desacuerdo, es el Proyecto de Ley de Memoria Democrática presentado en el Congreso de los Diputados por el actual peón de confianza de Sánchez, Felix Bolaños. Si, con la aquiescencia de la derecha, prospera este desatino, no hace falta consultar con el oráculo de Delfos para saber que la libertad de expresión, como pilar básico de la democracia, tiene fecha de caducidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otros artículos destacados

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO