LA PATADA DE ERREJÓN

Recuerda al pavo silvestre de Terranova, que se encocora mucho

                     Una juez sin corazón ha decidido sentar en el banquillo a Iñigo Errejón. Le acusa de haber propinado una patada en el estómago a un anciano enfermo de cáncer.  Es decir, que le acusa por nada, porque patear a un viejo enfermo de cáncer es algo habitual en España. De haber sido una banda de menas, el anciano con problemas oncológicos, podría haber pasado a mejor vida. Además, el provocador fue la presumible víctima.

El señor Errejón volvía a casa acompañado de unos amigos después de tomarse unas copas. Y el anciano le pidió que posara junto a él para guardar un recuerdo del memorable encuentro. No es fácil toparse por la noche con un personaje tan importante como Errejón. Pero el dirigente de Más Madrid y Más País, no pasaba por sus mejores momentos. Y muy amablemente, le dijo al enfermo –posteriormente pateado-, que eso de hacerse un “selfie” era trabajo, y que él no acostumbra a trabajar en las madrugadas. Fue entonces cuando se lo quitó de encima dándole una patada, que es una manera muy efectiva y recomendable para librarse de......

 

Para seguir leyendo el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

2 Replies to “LA PATADA DE ERREJÓN”

  1. David Sanz Ortega dice:

    Estos rojos son muy tolerantes

  2. Fernando José Fernández de Tejada Simoes dice:

    Un majo en Lavapiés. Un chulo de barrio, vendedor de humo. Un ejemplo de la superioridad moral de la izquierda que no aguanta ni un primer repaso. No deja de ser una muestra más de su podredumbre moral, de la de estos radicales, blanqueados como si fueran borregos, que con una mano ofrecen lo que con la otra quitan precisamente a los mas necesitados de protección, a los mas vulnerables socialmente. De eso y de ellos se aprovechan.
    Este sujeto escurridizo, cobarde donde los haya, y que no deja de ser uno de los muchos notorios que componen la cuadra “Mas Podemita”, se ha permitido recusar a la juez que lo encausa. Espero que el tiro le salga por la culata y por una vez lo sienten en Sala para ser juzgado.
    No será nada,- el contará, a quien quiera escucharle, que sale reforzado,- le dirán suavemente que no vuelva a ser tan malín, o malote machote, pero algo es algo. Al menos una pequeña cura de humildad y aviso a los navegantes piratas que pululan por estos mares y hacen negocios en nuestras tierras.
    Podemos, todos, seguro que si. Si ellos pueden los demás también Podemos, o acaso estos podemitas piensan que no. Les encantaría, no tengo la menor duda, de ahí su admiración por ellos, ser como los Talibán ((creo que así es la forma correcta de identificar a los de los turbantes cuando son varios o muchos, es su plural), y hacer lo que les venga en gana con todo, mujeres incluidas; pero por ahora no, gracias a Dios, al nuestro, nos vamos librando.
    En fin, con que pongan en su sitio, a este valiente retador de enfermos sexagenarios, se ve su actitud en las imágenes, me conformo por ahora, mas adelante ya veremos. Los coletudos y parientes cercanos tienen varios juicios por delante con resultado, a pesar de las ayudas y contando con ellas, inciertos.
    Quedan muchos jueces que todavía lo son y saben cumplir con su deber. No tengo, a pesar de cuanto está pasando en España, la menor duda a este respecto; aunque cuando ves a algunos “marlascas” el dilema te abrume.
    Hay que tener fe, es lo que nos queda; lo que nos requeté queda.
    Por Dios, por la Patria y el Rey, hay que mantener esa fe con la ayuda de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO