Romance del Moño Remoño

      -Bautista, dígale al chófer/  que me espere unos momentos./  Tengo que amañarme el moño/ para acudir al Congreso-. –  ¿Desea mi ayuda, don Pablo?-; -no, yo sólo me lo arreglo-.

          Estaba aquella mañana/ el moño duro y tremendo,/ como una bola de tenis/ o una pelota de béisbol./ En su interior habitaban/ compartiendo apartamento/ moscas, mosquitos, arañas/ y toda suerte de insectos/ amigos de los espacios/ con los nutrientes grasientos./

         -Bautista, dígale al chófer/ que tardaré algo de tiempo/ porque mi moño remoño/ está demasiado espeso-. -¿Desea mi ayuda, señor?-;

– no, yo sólo me lo arreglo-.

           El moño se resistía/ con intrépido denuedo./ Cuando se ataba la goma/ la goma, falta de celo,/ se desataba y caía/ a las baldosas del suelo./

-Bautista, tráigame el Cúter/ que con mis manos, no puedo./ y por si el cúter me falla/  la “Black and Déker”  que tengo / en la esquina de la izquierda/ ahí abajo, en el trastero/ que me compraron antaño/ Errejón o Monedero/ el día de mi Onomástica/ que comparto con mi Pedro./

 –Señor Vicepresidente:/ ¿Me aceptaría un consejo?-;/ – Si el consejo no es fascista/ mi buen Bautista, lo acepto.

  • Quítese toda la ropa./ desnúdese por completo/ deje que el pelo

del moño/ se expanda y descienda, suelto,/ sobre su atlética espalda/  sin cautelas ni complejos./ Cuando se encuentre en pelotas/- y perdón por el exceso/ de confianza en la forma/ de expresarme, que lamento-,/ introdúzcase en la ducha/ abra los grifos sin miedo/ y conseguido el buen tono/ del chorro, moje el cabello./ Presione bien el envase/ del champú, y con los dedos,/

después de ubicar el líquido/ en la selva de sus pelos/ haga espuma con sus manos/  y colóquese en el centro/  y  así, manténgase un rato/ bajo el líquido elemento./ Aproveche la ocasión/ para enjabonar su cuerpo/ que lleva meses sin agua/ que lleva meses sediento./ Y al abandonar la ducha/ ya limpio y libre el cabello/ se hará su moño remoño/ fácilmente, en un momento./ Un moño libre de orugas/ un moño redondo, higiénico/ que al verlo me hará gritar/ con entusiasmo cimero:/ ¡Viva el Vicepresidente!/ ¡Dandy, pincel, caramelo!/ ¡Qué limpio va mi señor/ a la sesión del Congreso!

          -Pero Bautista, es fascista/ eso de lavarse el pelo./ -Señor , con sinceridad/ y con todo mi respeto/ le recuerdo que a Fidel/ cada día un peluquero/ le lavaba pelo y barba/ y le cortaba con celo/ los pelos de las orejas/ y esos pelillos groseros/ que surgen de la nariz/ en entrambos agujeros-. –Bautista, me has convencido./ Me ducharé en un momento./ Díle al chófer que me espere/ y que voy a ir al Congreso/ a demostrarle a la Olona/ o a mis queridos peperos/ que con mi moño remoño/ más brillante que un lucero/ no hay huevos para llevarme/ hasta el Tribunal Supremo.

           -Y se lavó cuerpo y moño/ y aquí termina este cuento.

Alfonso Ussía
Publicado en el Periodista digital el 12/10/2020

(Visited 993 times, 1 visits today)

Comparte:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

Comments are closed.

Otros artículos destacados

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO