El pino piripi

A veces, suceden episodios milagrosos. Y tuvo lugar el milagro en la noche más hortera y vulgar del año. La que despide un año y recibe al siguiente. Una noche de idiotas.

A veces, suceden episodios milagrosos. Y tuvo lugar el milagro en la noche más hortera y vulgar del año.  La que despide un año y recibe al siguiente. Una noche de idiotas. Brummell consideraba que para celebrar la Nochevieja plenamente se requiere un alto grado de estupidez. Pero el caso que nos ocupa es diferente. No fue un ser humano el que se pasó de rosca. Fue un pino que bebió más de la cuenta, se desplazó a la carretera y montó un barullo. El pino piripi.

La víctima inocente,  el ilustrísimo señor don Mario Herrera, Director General de Participación Ciudadana y Derechos Humanos de La Rioja, amigo de Irene Montero, y militante de Podemos. El lugar de los hechos, una curva en la carretera de Logroño a Sojuela bien trazada y con notable visibilidad.

Don Mario celebraba la Nochevieja en su dulce hogar con un amigo. Don Mario tiene perros. Perros y perras, perdón. El amigo, bastante torpe, tropezó cuando jugaba con los perros y perras y sufrió un accidente doméstico. Don Mario, humilde podemita, terminaba de comprar un coche de la marca BMW. Un BMW X3, el menos ostentoso de la proletaria fábrica alemana. Y llevó a su amigo al hospital. Llegando a Sojuela, en una curva, un pino beodo se desplazó hasta la mitad de la calzada y colisionó con el BMW del podemita. De haber sido un plátano o un álamo o un chopo o una encina, don Mario podría haberlos esquivado. Pero no pudo con el pino fascista, el pino piripi, que haciendo un escorzo muelle con el tronco, se plantó en la mitad de la carretera y obligó a don Mario a darse un morrón frontal de dolorosas consecuencias para el BMW, porque afortunadamente, ni don Mario ni el amigo mordido por los perros y perras de don Mario sufrieron lesiones de gravedad. Con el fin de no aguardar la llegada de la Guardia Civil de Tráfico, y para evitar que sus agentes le practicaran el test de alcoholemia, don Mario y el herido escaparon del lugar y del árbol borracho. Fueron tantísimos  los que se interesaron por ellos al contemplar las fotografías de su coche empotrado en el árbol alcohólico, que don Mario se sintió obligado a tranquilizar a sus allegados. Perdón, y allegadas. Decía así su mensaje tuitero: “ Gracias a todos y todas por el cariño recibido. Anoche tuvimos mala suerte. Un amigo tuvo un accidente doméstico en mi casa jugando con mis perros – se le olvidaron las perras-, y al llevarle al hospital tuvimos un pequeño golpe con el coche. Estamos bien. Sólo ha sido un susto. Feliz 2021 a todos y todas”.  Una pregunta semántica. ¿Los golpes se tienen o se dan?

Y para colmo, en Sojuela. En la Rioja Media y serena. Falda de la sierra de Moncalvillo. Allí, la Reina Estefanía, viuda de García IV el de Nájera, concedió a la villa privilegios. Destaca por sus cereales, vides y forrajes, y su ganado bovino, muy del gusto de don Mario, el amigo mordido, los perros y las perras. Y en Sojuela, como todo el mundo sabe, se celebran tres fiestas locales. La de San Judas en septiembre, la de la Virgen Hermedaña en mayo, y la de Santa Úrsula en octubre. Sería recomendable que la Guardia Civil vigilara con más celo en estos días de fiestas locales a don Mario, con perros o sin perros, con amigos o sin amigos, no vaya a toparse con otro árbol de derechas y le destroce el BMW que se va a comprar para sustituir al accidentado, que ha dado siniestro total a pesar de su pequeño golpe.

Lo que no está bien, por muy borracho que se manifestara el árbol, el pino piripi, es abandonar el lugar de los hechos, y escapar a toda prisa por entre los campos de cereales y entre los toros y vacas de Sojuela, y no aguardar la llegada de la Guardia Civil para dar parte, denunciar al árbol y exigir que se le practicara el pino piripi el obligado test de alcoholemia. Un Director General de Participación Ciudadana y Derechos Humanos de la Rioja, por muy podemita que sea, por muy mentiroso que sea y por muy farsante que sea, está obligado a respetar a la autoridad aguardando su llegada. Y al amigo, que lo zurzan. ¿Quién se ocupó de las heridas domésticas del amigo? ¿Los cereales, el forraje, las vides, los toros, las vacas, San Judas, la Virgen Hermedaña o Santa Úrsula?

En fin, un desagradable encuentro con un pino que llevaba una tajada como un piano, y un desenlace confuso que no se ha aclarado del todo. Si el pino ha sido detenido, o si el detenido ha sido o será don Mario.

Y todo por pisar el acelerador a toda pastilla en Nochevieja. Estamos expectantes y dispuestos a ayudar a todos y todas. Buenas noches.

Publicado en: Estado de Alarma

             

(Visited 239 times, 1 visits today)

Comparte:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

Comments are closed.

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO