BESOS

El braguetazo que da Cenicienta casándose con el príncipe, es feminista. Más o menos como el de Irene Montero.

                 ¡Qué cosas tan terribles nos dejaron ver y leer nuestros padres cuando éramos niños! La Cenicienta y Blancanieves. Creo que debo confesarlo públicamente. Jamás me gustaron ni la una ni la otra. En el caso de Cenicienta, por empachosa. Al menos, la madrastra y las hijas feas se comportaban con coherente perversidad. Y nadie nos ha explicado el auténtico parentesco de Cenicienta con las feas. Lo del hada madrina, la carroza de calabaza, los ratones convertidos en caballos, el baile con el príncipe y los zapatos de cristal son majaderías.

La denuncia de la actriz Keira Knigthley, que parece bastante tonta y feminista del sector más repulsivo, obvia lo fundamental y se orienta a que ni el cuento ni la película tienen valores feministas. Por eso ha prohibido que sus hijas vean la película de Disney........

Para seguir leyendo el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos destacados

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO