LILITH

esa jerga del feminismo comunista más cursi que un cisne nadando entre nenúfares, se haya apoderado de esta chica de la calle de Serrano por causa del contagio.

 

            He oído por primera vez una intervención de la eximia candidata de Podemos Lilith Verstringe. Pronuncia el español mejor que su padre, que se hacía un lío con la “C” la “Z” y con la “S”.  En lugar de “suceso” decía “susezo”. Por lo demás, como Papi, arrastra poco. No puedo meterme en la piel de un votante podemita, pero intuyo que la chica no anima sus entusiasmos.

           En España, a los rubios y pelirrojos se los encasilla en la Derecha. El rostro de Lillith es el resultado de una mezcla entre Felipe IV y mi tía Verónica Ussía, que tuvo la suerte de fallecer diez años antes de la aparición de Podemos en la Política del rencor. Por otra parte, Lillith carece de motivos para militar en el partido del resentimiento. Su padre tiene mucho dinero y a ella....

Para seguir leyendo el artículo de Alfonso Ussía hay que estar Suscrito.

Elige el modelo de suscripción que prefieras o, si ya formas parte del Club Alfonso Ussía, accede a tu cuenta:

 

Contenido privado

Entra o suscríbete ahora

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos destacados

Alfonso Ussía

¡Ser normal no es nada fácil!

Sígueme en Twitter

PÁGINAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CONTACTO